miércoles, 2 de marzo de 2011

Observatorio Regional: edición impresa N°4 O'higgins - Ñuble 2011



Acceda a los contenidos de esta edición en el menú del costado derecho de su pantalla


PRESENTACIÓN

Nos volvemos a encontrar en las páginas de Observatorio Regional. Esta vez, nuevamente en formato impreso y tras 4 ediciones digitales desde nuestra última aparición en papel en marzo de 2009.

Muchos cambios han ocurridos desde entonces y, esperamos, sigan sucediéndose, como en la vida, sin perder por eso nuestra vocación y misión esencial, cual es, ser un aporte desde las artes, la cultura y las humanidades a la calidad de vida y desarrollo integral de nuestras comunidades y sociedad en general a través de un magazine.

Durante este interludio de dos años ampliamos nuestro campo de acción a la provincia de Ñuble, región del Bío-Bío (nacimos editorialmente en O’Higgins). Contribuyó a ello circunstancias biográficas, en cierto modo caprichosas, pero que coinciden con algunos atributos que comparten estos dos espacios geográficos de Chile: ambas regiones pertenecen a la zona central del país, con contextos sociales, culturales, ambientales y económicas similares, teniendo en común, además, en su acervo histórico la presencia del libertador Bernardo O´Higgins: una es la cuna de su nacimiento y la otra escenario de uno de sus hitos más relevantes y emblemáticos, la batalla de Rancagua.

Hasta ahora, la tónica ha sido generar revistas separadas desde cada rincón, el Ñuble y el de O’Higgins. Sin embargo, a partir de este número, tanto en formato digital como impresa, los uniremos, fundiendo tanto contenidos de interés general como de la sexta región y de la provincia de la octava región en un mismo ejemplar, contribuyendo con ello al diálogo de estas zonas y también a una gestión más dinámica por parte de nuestro comité editor. Así Observatorio Regional será una sola revista, desde dos locaciones matrices, que dialogan y discuten y proponen no solo a sus comunidades, sino al país y al mundo.

Como a veces “menos es más”, también reduciremos nuestras apariciones al año. Serán solo dos ediciones, generalmente una en el primer semestre y otra en el segundo, como es la tendencia en las más importantes revistas de humanidades indexadas a nivel mundial. Esto no implica volvernos una revista academicista, ni perderemos nuestro tono de divulgación y reflexión, pero creemos que esta periodicidad será más orgánica y nos ayudará a generar publicaciones de mayor calidad e impacto, buscando con ello ser una contribución más significativa y aportativa a la comunidad.

No queremos concluir este saludo inicial sin antes agradecer al Fondo de Fomento del Libro y la Lectura del Consejo de la Cultura y las Artes, que en su convocatoria 2010 nos entregó los recursos que nos permiten dar hoy a la luz nuestra edición digital e impresa.