miércoles, 2 de marzo de 2011

El estado de la nueva poesía de Ñuble: VERSOS DE CARNE Y HUESO QUE VIVEN INVISIBLES



Chile, y la provincia de Ñuble particularmente, han sido tierra de poetas, pero junto a los grandes cultores de los versos, existen -tal vez eclipsados por estas grandes figuras, y la pereza de difusores, académicos y autoridades- nuevos talentos que buscan consolidar un espacio de expresión y validación en la comunidad. Observatorio Regional conversó con dos académicos, Jorge Rosas y Carlos Ibacache, y tres jóvenes vates, Santiago Bonhomme, Rodolfo Hlousek y Arnaldo Donoso, para desentrañar la realidad de la novel poesía ñublencina.

Por Arnoldo Ferrada


Hablar de poesía es hablar de la esencia más profunda del ser humano, de aquella célula de vida, de pasión, de alegrías y miserias que lo habita, es hablar absolutamente desnudo de piel y huesos, y ¿cuántos son capaces de hacerlo?... no muchos, quizá unos cuantos.

Pero aterricemos estas reflexiones en un planeta poético, en un sitio llamado Chillán, esta silla del sol en lengua mapuche, que nos abre sus brazos y nos conmina a tomar asiento en una tertulia poética donde hemos compartido con personas como Nicanor Parra, Volodia Teitelboim, Sergio Hernández y Gonzalo Rojas (aun cuando este último no sea fruto de esta tierra), que se cuentan entre los genios históricos que han entregar generosamente su alma a través de las letras y han estimulado a muchos a entregar la suya...

Han sobrevenido reconocimientos, galardones, premios y todo cuanto se pueda imaginar en materia de tributo a estos valientes espíritus que nacieron desnudos de piel y huesos. No se les ha olvidado, no hay duda de eso, pero ¿qué sucede con las nuevas generaciones? porque sabemos muy bien que las semillas no pueden esperar y silenciosamente hemos sido testigos de su primer grito: Santiago Bonhomme, Rodolfo Hlousek, Arnaldo Donoso, Nicolás Barría, por nombrar algunos. Todos ellos, obreros de la creación, presos de no sólo una necesidad de expresión personal, sino también capaces de remover terrones mentales y emocionales en la comunidad…


BAJO UN PRISMA DE EXPERIENCIA

Jorge Rosas, Doctor en Literatura Chilena e Hispanoamericana por la Universidad de Chile, Académico de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y reconocido poeta nacional, con una extensa trayectoria en el mundo académico, se refirió al estado de la poesía actual que se produce en Chillán donde reconoce a nuestra tierra como un semillero de versos, pero que hoy no está en su mejor nivel:

“Por una parte es vital, es decir, es muy activa, ya sea institucional, colectiva o personalmente. Pero por supuesto el nivel o calidad literaria es la que siempre se pone en cuestión. Sin embargo esto no se puede deslindar tan fácilmente, pues habría que revisar teóricamente algunos aspectos y otros, en tanto, sólo pueden ser de gusto. Antiguamente se escribía bastante, pero distanciado entre un libro y otro. Se cuidaba el autor de su producción literaria desde el lenguaje más estructural, más culto y más poético si se quiere. En la actualidad todo quiere ser más rápido, más facilista; especialmente en los jóvenes o en quienes comienzan con este afán.

“De todas maneras en Chillán es más sana la creación literaria, ya que los creadores se cuidan mucho en los planos básicos de composición. Dado que el ambiente cultural, ya en el centro o en los márgenes, es serio e incluso más competitivo (en términos también antiguos, ‘más competentes para’). Y esto hace que el arte literario tenga en Chillán una creación más madura que en otros sitios de Chile e incluso del mundo, en sus distintos niveles si es que cabe la expresión”, afirmó el académico.

Ahora en cuanto a los valores emergentes de nuestra poesía, Rosas no tarda en agregar que hay buenos poetas, que cuentan con un auspicioso presente y futuro, y que darán a Chillán grandes satisfacciones.

“Bueno, esto siempre es difícil, pues la valoraciones son muy subjetivas. Sin embargo puedo señalar que los emergentes (con publicaciones en el centro de la ciudad) no son muchos: Harold Durán, Jorge Rosas, Patricio Contreras, Hugo Quintana, Andrés Rodríguez, Arnoldo Donoso, Elgar Utreras, Rodolfo Lhousek, Santiago Bonhomme, Patricio Morales, etc. Ahora, desgraciadamente desconocemos lo que ocurre en las poblaciones. Grosso modo sí. Sabemos que ocurren cosas culturales de importancia, pero no tenemos evidencias por ahora. Falta lo que sucedió en los 90s en que el Grupo Literario Ñuble organizó un gran Encuentro Poblacional. Allí con la colaboración de José Badilla y otros se alcanzó este objetivo fundamental para la época”, precisó.

Pero, ¿dónde esta el respaldo suficiente en el ejercicio poético?, Rosas es claro al señalar que “es necesario tener políticas claras de desarrollo comunitario de las artes. Apoyar a las escuelas, liceos y colegios con concursos y charlas motivacionales desde la literatura y también desde la creatividad, tales como concursos y/o distinciones por ser buenas creaciones. Todo esto, claro está desde la perspectiva educacional integral. Porque no creo en propagandas de arte para todos y por todos ¡No! El arte es por unos pocos, los que tienen talento y a esos hay que darles las oportunidades. O aquellos que eligen ser artistas por vocación. Así como otros eligen ser doctores o abogados. Y en las universidades, valorar y validar el quehacer artístico literario como una actividad más de la academia en el profesional que decidió aquel camino”, afirmó Rosas.

Nacido en Valparaíso en 1924, Carlos René Ibacache, profesor de castellano y académico de prestigio tanto en colegios y universidades de Valdivia y Chillán, ha cimentado una connotada carrera dentro del mundo de las letras (Grupo Literario Ñuble) y se ha convertido en una voz autorizada a la hora de hacer una radiografía del movimiento literario en nuestra ciudad.

“Por mi experiencia docente puedo señalar que la calidad de la poesía que se hace en Chillán es un fiel reflejo del trabajo que se realiza en las escuelas y liceos en materia de cultivar la lengua española, tanto en la expresión verbal como en la escritura. Si los niños tuvieran una sólida formación en estos aspectos, el nivel de nuestra poesía sería mayor, pero según mi criterio, se está pasando por un periodo de estancamiento, como dice mi amigo Gonzalo Rojas, ‘la poesía que se hace hoy en día es una moda’. Y es que eso de utilizar garabatos y formas herméticas lo único que logran es que sea sólo el poeta quien entienda lo que quiso decir. Para los demás, hace falta un traductor, y la verdadera poesía no necesita ser explicada. En resumen, espacios existen, pero estos espacios están en posesión de este tipo de poesía que no es trascendente.

“Es por lo anterior, que en los establecimientos educacionales se continúa trabajando con textos de poetas clásicos. Recuerdo que en mi labor académica, siempre recurría a implementar actividades simples pero efectivas que apuntaban a crear el lazo de amistad entre el niño y el lenguaje. Por ejemplo, a través de dictados y disertaciones estimulaba a los estudiantes a familiarizarse con las palabras y crear una pertenencia entre ellos. Esta era la base para darles el impulso a convertirse en buenos lectores y escribir poesía, lo que, en ocasiones, servía para editar un libro con los mejores trabajos. Después de años, me he encontrado con muchos de ellos y me han manifestado la importancia de aquellas sencillas actividades en sus vidas y profesiones, cosa que siempre me llena de gusto”.

Otro de los ejemplos que expone es respecto de una actividad que organiza la Asociación de Funcionarios Asistentes de la Educación Municipal, desde hace 10 años, que consiste en un concurso provincial, con una temática específica (el año 2010 fue la naturaleza) que apunte a potenciar las inquietudes poéticas que tengan los alumnos y que finalmente da como resultado la publicación de tres trabajos por establecimiento. “Esta iniciativa siento que es digna de destacar, por cuanto está direccionada a lo que yo creo es clave para el desarrollo literario y poético de la provincia, vale decir, estimular a los niños desde pequeños, primero a aprender a escribir y segundo a utilizar el lenguaje como un medio para dejar fluir su talento y expresar su sentir personal”.

“Otra genial actividad de la que soy testigo de la labor de un profesor y poeta llamado Francisco Villa Campos, oriundo de San Carlos que trabaja en el colegio Concepción, donde a través de un libro de poesía infantil de su autoría ha logrado llegar a los alumnos y acercarlos al mundo onírico de los versos. Pero eso es lo difícil, crear poesía sencilla, y no buscar formas inaccesibles que llevan a perder los contenidos muchas veces importantes”.

De igual modo, Ibacache destaca la labor de Nicolás Barría como un ejemplo de talento y constancia, “este es un chico que ahora está en segundo año de derecho y que salió egresado de la Universidad Adventista. Su libro Las Dos Mitades del Sol (escrito cuando estaba en octavo básico) es una muestra palpable de su enorme talento”. Además menciona a Carolina Becerra como una interesante poetisa, que tiene cerca de cinco libros editados (entre ellos Rostro del Alma) y hoy trabaja en la escuela Gabriela Mistral, así como a otros exponentes que han nacido en el grupo Literario de Ñuble (Betsy León, Cristian Domarchi y Miriam Espinoza, por nombrar algunos) y, dentro de los conocidos menciona a Santiago Bonhomme como un poeta que está obteniendo una madurez que lo proyecta como uno de los valores exportables de Chillán. “Poetas hay, pero sin duda la calidad ha decaído y debemos hacer algo al respecto, o sea volver a los cimientos, a los niños, siento que es el único camino”, reiteró el académico.

Pero ante este panorama ¿cuál es la opinión de los jóvenes poetas?, de las nuevas voces nacientes en Chillán que ya han publicado sus primeros textos y han incursionado en tertulias poéticas y encuentros nacionales e internacionales representando a la ciudad.

Para ello, conversamos con tres de los poetas que más se están abriendo paso en este universo de las palabras, para conocer su visión con respecto a los grandes temas de la poesía actual, su evolución personal y su proceso creativo en medio de un escenario contemporáneo que a pesar de las amplias posibilidades comunicativas parece mantener estancada la vertiente creativa tan tradicional que tenemos como pueblo.


RADIOGRAFÍA POÉTICA

Santiago Bonhomme, poeta nacido en Chillán en 1980, autor de Fábulas de muerte (2004), Naturaleza del amor (2006) y actualmente preparando para 2011 su tercer libro llamado El primer órgano que se forma es el corazón, es claro para referirse a la poesía chillaneja actual y sus proyecciones. Tan pronto le planteamos la pregunta, no titubeó en hacer un paralelo entre lo que significa escribir y crear: “Creo que está en un pie de interrogantes, de indefiniciones. No hay obras potentes que den a conocer el Chillán actual, es como estar en un limbo, ya que hay muchos que están escribiendo pero desde su visión particular, sin salir con fuerza hacia el exterior, sin ser realmente revolucionarios y rupturistas. No se corren riesgos, por el mismo letargo que existe en la ciudad, y en términos temáticos nos falta un ‘tsunami’, un remecer tanto en el comportamiento de los artistas como en las obras de los artistas, nos conformamos con leer en público y que nos aplaudan, pero la poesía no pasa por ahí, la verdadera poesía debe ser subversiva, debe decir cosas y eso echo de menos, para afectar más a la realidad chillaneja”, acotó Bonhomme, aunque complementó su afirmación diciendo que “por otra parte, hay escasez de talento en Chillán y eso hace que caigamos en proyectar obsesiones personales, sin vivir como poetas, sin dejarse afectar por el entorno, por la realidad, y a su vez, exteriorizarla a través de un canal crítico. Aun cuando reconozco que lograr eso es difícil dentro de la sociedad neo-liberal que vivimos hoy, donde el consumismo también nos afecta de algún modo y ha vuelto nuestra poesía más urbanizada”.

Dentro de los lugares donde se realizan estos encuentros, Bonhomme nos relató que, “el bar Calibraciones es un lugar clásico donde se reúnen poetas para hacer lecturas, también está el video club The Oz, donde el 2010 hicimos tertulias todos los miércoles (Escritores de película), donde yo invitaba a un escritor chillanejo y hablábamos de su persona y su obra para acercarla más al público, y por último están las Lecturas Poéticas que son actividades que venían de Santiago a través de un movimiento llamado Descentralización Poética y que aquí en la región se han realizado con gran éxito como en Lota, Pemuco y Chillán”, detalló.

“La poesía chilena sufre de buena salud”, con esta frase, Rodolfo Hlousek, poeta nacido en Chillán en 1977, y que cuenta con los poemarios Amor y Sangre, Poemario de Ruta, Blues de la revolución, Cancionero, Persistencia del alba y hace unos meses Cero orden, es otro de los promisorios poetas chillanejos que abre los fuegos para decir que aquí se trabaja mucho, pero que el fruto de esa dedicación y esfuerzo no se refleja en los canales que deben respaldar y difundir ese trabajo. “A pesar de ser la cultura obliterada por la industria cultural, más aún cuando esta no es favorecida por el Estado. Ejemplo de esto es el 19% de IVA grabado al libro, y toda la cadena de producción (papel, imprenta, entre otros insumos). No obstante, todas las gestiones necesarias para los procesos de la poesía son hechos por jóvenes; recitales, encuentros, editoriales.

“En Chillán se ve que las instituciones no favorecen al desarrollo de las artes, claro ejemplo es la extinción del suplemento de cultura, Segundo Cuerpo, del diario La Discusión. Esto es un retroceso a los valores culturales de la provincia de Ñuble, más aún cuando se tiene como objetivo dar autonomía regional a la provincia.

Además, creo que se hace urgente una investigación de la poesía en Ñuble, se tienen los suficientes nombres para realizar una antología de por lo menos los últimos cincuenta años; esto lo ha realizado bien Concepción, con apoyo de los escritores, gestores culturales, instituciones públicas, y la empresa privada”, argumentó Hlousek.

“Chillán es una tierra privilegiada”, nos lanza el poeta como segunda frase, aduciendo a la tradición imborrable de tantas décadas haciendo brotar grandes hombres y mujeres de letras que han llegado a alturas insospechadas. Aunque rápidamente nos explica. “Considero que así es, pero la ausencia de socialización, circulación y distribución del conocimiento artístico da a pensar que tan solo existen los poetas más mediatizados, no los que ya no están entre nosotros y los están, pero son más silenciosos. Es un privilegio para Ñuble el ser cuna de la familia Parra, entre ellos Nicanor. Sin embargo, falta más apoyo institucional para dar a conocer nuevas obras. Creo que es una excelente iniciativa la editorial Ortiga, ya que han publicado a diversos autores que venían escribiendo desde hace una década. Un trabajo editorial que espero de frutos es la del sello Fábrica de Cuchillos, bajo la dirección de Patricio Contreras Parra, quien ha publicado un excelente libro de poemas de Andrés Rodríguez Aranís, titulado: De la muerte, el tiempo y otro quehacer (2007)”, desmenuzó esta promisoria figura de las artes chillanejas.

Sin embargo, para tener un abanico más contundente en lo que ha propuestas se refiere, no podía faltar la voz de otro poeta que está dando sus primeros pasos, Arnaldo Donoso, poeta chillanejo nacido en 1977 y que cuenta con las obras El perro y El espejo y Aproximación a la condición anómala y oblicua del lenguaje.

Para Donoso no caben dobles lecturas, Chillán es el “Hogar de Cristo de los poetas”, así de simple y directo. Es más, hasta cuestiona la idea de hablar de poetas emergentes, él prefiere llamarlos “poetas sumergidos”, interesándose sólo en algunos: “me interesa siempre lo que hace Bonhomme, Leiva y Contreras. Hlousek, caso aparte porque es muy viajero. En cuanto tenga contacto con chicos que estén escribiendo desde hace poco, obvio que me interesaré y leeré, y luego puedo darte una opinión fundada. Cualquier otra cosa sería parcial. Pero sí se que hay niños bien enganchados con la escritura. Pero eso es como no decir nada”, confesó.


¿DÓNDE ESTÁ EL APOYO DE LAS AUTORIDADES Y COMUNIDAD?

Bonhomme: “Primero, creo que la gente no ve la poesía, a nadie le importa, incluso a muchos poetas no le interesa, incluidas las autoridades, les da lo mismo. Es mucho más efectivo para estas últimas, temas culturales visuales por el sentido carnavalesco que se ve en las inauguraciones, entre flashes y todo eso. En cambio, la poesía, al ser un arte más abstracto, no llama la atención, no es atractiva para darla a conocer. En cuanto al apoyo propiamente tal, todo parte por una renovación del discurso poético, lo que, de no ocurrir, hace que se debilite la propia calidad que existe y además con el escaso apoyo de parte de las autoridades por invertir en los valores jóvenes. Prefieren gastar el 80% del presupuesto cultural en artistas que ya están fallecidos y eso es impresentable. Sin ir más lejos, yo hace unos años presenté en la Municipalidad un proyecto para crear un fondo editorial de publicación que financie por lo menos un par de libros al año pero no me dieron ni pelota, siendo un tema esencial en una ciudad que se precie de cultural. Eso ayudaría a estimular a los poetas y por ende al estancamiento del que hablé. Y no podemos olvidar a los medios de comunicación, los cuales no cuentan con profesionales especializados en crítica literaria, lo que hace imposible un aporte al crecimiento de los creadores.

Ahora, como contraparte, yo rescato el contenido poético que está ocurriendo en la libertad de la marginalidad, en las poblaciones, como pasa con los hip-hoperos, en los graffities, todo lo under, la música, en fin, muchas disciplinas que están siendo trabajadas silenciosamente por grupos jóvenes con mucho talento”.

Hlousek: “Si no existe soporte, lo que es hoy el libro, ya sea impreso o en la web (una plataforma de difusión del conocimiento), poco o nula decodificación de parte de la comunidad habrá hacia el valor de la poesía. Se debe trabajar el canon (Gonzalo Rojas, referentemente en la actualidad), pero, a la vez, diversos discursos que se han acumulado ya en dos siglos, o incluso más, desde Cautiverio Feliz, de Francisco Pineda en el Bío Bío, en Ñuble.

Creo que es necesario despertar a la comunidad con revistas, suplementos de arte(s), distribución de obras. Esto es una tarea que he asumido: leer, leerlos a todos, hasta concretar con apoyo público o privado, una antología con hondura.

Ahora la responsabilidad es de todos, esto lo advertí al entrevistar a la filósofa Margarita Schultz, quien respondió: ‘la responsabilidad está en distintos lugares; en el sentido de cómo se posicionan e instalan frente a sí mismos y sus valores’. Hasta categorizar con el concepto de polo cultural, definido por ella como: ‘un centro de energía, de donde surgen actividades y que atrae actividades’, ya que como sostuvo, perseverar en la energía, significa más energía”.

Para concluir, también se requieren fondos, señala Hlousek, “porque su ausencia influye en las necesidades y en el ánimo. Asimismo, debatir con la gente de empresa, charlar sobre el tema”, afirmó.

Donoso: “La poesía es un objeto de lujo, no más para iniciados. Nada que hacer, el fútbol ganó. Y en eso sí que somos malos. O sea, Mistral y Neruda ganaron mundiales. A nadie le importa realmente lo mayúsculo de la escritura. Menos la poesía oral.

Se dice que deben haber ‘espacios’. Soy bien poco sociable en ese aspecto. Ni siquiera me interesa que haya espacio. Si lo necesito, lo fabrico. Me da una lata enorme esa especie de catequesis poética, como de group therapy: que se juntan, que se leen, que se tratan de convencer de lo que ya saben, etc. Es una especie de ‘canutería’ que no me gusta para hoy. Pasé por eso, claro, antes andaba así, ‘canuteando’. Capaz que me de de nuevo. No sé.

La autoridad no hace nada, contrata consultores. Si los consultores son malos o frescos, la cosa va mal. Yo prefiero que desperdicien plata. Si no desperdician ¿cómo van a demostrar que mandan? Te concedo que hay cosas notables, como un par de libros patrimoniales, antologías, puestas en escena. Pero hay otras cosas que son una fuga de plata. Cero perspectiva. Pero tampoco es necesario. El círculo es cerrado y buena parte de los "espacios" (odio esa palabra, así como "gestor cultural") ya se han desplazado a la nube”.


¿HACIA DÓNDE VA EL BARCO POÉTICO?

Bonhomme: “Siento que falta más actitud poética y como consecuencia, acto poético; las palabras no alcanzan, y de hecho ambas son importantes, por ejemplo, en Santiago he visto muchas performances donde los poetas hacen más cosas y se involucran con la ciudad, sus trabajos son cuestionamientos reales (leer dentro de una jaula, parar en el paseo Ahumada, tipos lanzándose en benji), en ellos se busca herir al espectador, sacarlo de su orden y eso es fabuloso. El orden establecido es irracional por lo que el acto debe ser una lanza racional que lo desnude”.

Hlousek: “Alcanzar la economía, rigor y humor, desde un hablar político, desmenuzar la constitución política actual. En mi última producción 0 (orden), un libro presentado desde septiembre de este año, documento editado, diagramado e impreso en Argentina por el sello ‘En el aura del sauce’, traté de cumplir con este desafío, publicar a bajo costo, entendiendo el libro como un dispositivo para poetizar la realidad del chileno”.

Donoso: “Absolutamente a ninguna parte. Siempre hay trazas de política, de crítica cultural, de literatura, de experimentación, pero, como piensa Ricardo Piglia, pareciese que se escribe para saber por qué se escribe. Pienso también que lo de Piglia es casi como decir nada. Entonces es absolutamente ninguno el fin, desde esa perspectiva. Sin embargo, hay una responsabilidad social en escribir, una ficción sobre la responsabilidad social. No se puede escribir literatura sobre algo útil más que para la literatura”

Como puede apreciar, la poesía es una multi-dimensión de ideas, conceptos, emociones y sensibilidades, por lo que llegar a conclusiones tan rígidas parece infructuoso, es por ello, que queremos invitarlo a usted a sacar sus propias conclusiones, aunque de cualquier modo, todos tenemos que hacer algo para revalorar la poesía y a los creadores de nuestro terruño. Esa es la única forma de cultivar y conservar la identidad y tradición cultural que hemos ido fraguando a lo largo de los años.

Es usted quien tiene ahora la palabra...


POR SU CREATIVIDAD LOS CONOCEREIS

Pero, ¿Por qué estos jóvenes poetas son los representantes con más notoriedad dentro del concierto chillanejo? ¿Cuál es su proceso creativo? ¿Dónde están sus influencias?


Bonhomme: “Escribo desde hace 15 años y he vivido una especie de proceso creativo que yo he ido identificando claramente: etapa amorosa, etapa existencial y etapa social-política. Ahora, con una mayor libertad, creo que el tema del amor está en un sitial importante en mi vida, ya que es lo más revolucionario que hay, decirle a una persona: te amo es mucho más potente que decirle a una persona: te quiero matar, ya que hay mayor riesgo y vulnerabilidad. Yo tengo mis horarios para escribir, creo el ambiente propicio para hacerlo y estoy convencido de que luego de la libertad de exponer lo que uno percibe debe venir un proceso de orden para que esa liberación tenga un sentido, ya que la poesía debe ser sentida pero también entendida.

¿Influencias? todos vivimos de la influencia en cierto modo. Yo tengo poetas que me construyeron poéticamente, por ejemplo el argentino Juan Gelman, que cuenta con una obra muy tierna, pero de mucho contenido social; también están Raúl Zurita, Germán Carrasco, Cristián Cruz, Walt Whiteman, la vanguardia francesa, Rimbaud y la poesía actual que se hace en Argentina y Perú que están en un constante desarrollo”.


Hlousek: “Mi proceso nace primero, como lo señaló Sócrates, desde el demonio interior (temple de ánimo); luego pasa a ser cavilada en el mundo de las ideas, donde trato de conceptualizar, cruzada con lecturas de filosofía, arte, literatura, en fin, pensamiento. Posteriormente, trato de seguir el tema, investigándolo, hasta agotarlo, si es que antes no desmayo en la intención del demonio. Creo que escribir es pulsión.

En cuanto a mis vertientes, destaco a Sergio Hernández por su humildad de excelso docente y por su buena pluma. Es un excelente poeta, se adeuda el Premio Nacional de Literatura, al igual que a su amigo, Jorge Teillier (ambos ya fellecidos).

También admiro a Ramón Riquelme, por su dedicación y exilio de la metrópolis; porque al leerlo me doy cuenta que optó por un desplazamiento por la memoria y por el territorio que le hacen sentido al escribir. Me gustaría que se compilaran todas las crónicas que envió a La Discusión y que no fueron publicadas.

Nicanor Parra, por su inteligencia y por su buen humor que logra desestabilizar cualquier estructura de hegemonía”.


Donoso: “Acumulación de notas y material. Eso para armar un libro o una serie de poemas. Sin embargo, hay mucho y muy poco que decir al respecto. Ahora último: muy preocupado por la música y algunas novelas que no había leído. Por ejemplo ¡Qué viva la música! del colombiano Andrés Caicedo, que he leído y releído tantas veces en el último año. Por ahí va la cosa; otra: Snow crash, de Neal Stephenson, que no es la gran novela, pero que sí prefiguró la comunidad virtual Second Life. Esas cosas me interesan. Mi lista de poetas recurrentes es enorme. Pero lo resumo: Álvaro Henríquez es el mejor poeta chileno. No me gustó eso sí su último single El hocicón (…no me acuerdo bien), porque ni siquiera nombró en la TV que el coro era calcadito de Bigmouth strikes again, de The Smiths. Bueno, así es la intertextualidad, silenciosa. El mejor libro de poesía que he leído es una novela de José Donoso y se llama El obsceno pájaro de la noche. Y la mejor novela que he leído es un libro de poesía que se llama La nueva novela, y prefiero no nombrar al autor porque sé que le molesta”.