jueves, 11 de marzo de 2010

Liceo de Hombres de Rengo Segunda parte: Obra y legado, hasta el Terremoto de 1985.


Publicamos en éstas páginas la segunda parte y final de la historia del Liceo de Rengo, del cronista Simón Yarza. Como deja en claro su autor, hoy es otro el colegio que alojan los añosos muros frente a la plaza, y la legendaria impronta liceana de ayer no pareciera tener herederos, lamentablemente, en el Rengo de hoy.

Por Simón Yarza
Cronista, cantante y político renguino

En el transcurrir de su centenaria existencia, el Liceo creó varias instituciones y otras que también han nacido en su apoyo: la Liga de Estudiantes Caupolicán en 1893 (obtuvo personalidad jurídica en 1912), siendo un organismo que iba en ayuda de los estudiantes meritorios de todos los establecimientos educacionales del Departamento de Caupolicán, de escasos recursos. Muchos profesionales y destacados hombres públicos recibieron la ayuda de este organismo. La Brigada de Boys Scouts “Caupolicán” fue fundada al alero del Liceo en 1911, llegó a tener siete decurias de 15 scouts cada una, con equipamiento completo; además de su Banda de Guerra e Instrumental, La Brigada hasta 1936, más o menos, realizaba excursiones a los campos y cerros aledaños a la comuna. Fueron famosas las excursiones a la Moralina o Las Nieves, y una vez al año a Pichilemu en época de vacaciones, bajo la dirección de su Comandante, don Manuel Morales Rojas, junto al cuerpo directivo entre los que contaba con los señores Ricardo Andrade, Julio Terán Asau y Chicho Horta T.

En 1927 el profesorado del Liceo en su totalidad, integró un Comité de Ayuda a Reos de la Cárcel de Rengo; les hacían clases de Alfabetización, Caligrafía, de Historia, de Castellano y Matemáticas. Por aquella época el Ministro de Educación, por razones económicas, procedió a cerrar el Segundo Ciclo de Humanidades (Cuarto, Quinto y Sexto de Humanidades; hoy corresponde a Segundo, Tercero y Cuarto Medio), en circunstancias que existía un crecido número de alumnos que postulaban a estos cursos, produciéndose un taco para todos aquellos educandos que habían rendido el Tercer Año de Humanidades, lo que no sólo afectaba a los alumnos, sino que además a sus respectivos padres y apoderados, pues debían enviar a sus pupilos a estudiar a otras ciudades o lamentablemente dejar de estudiar. Los profesores resolvieron en una actitud ejemplarizadora, hacer las clases en estos cursos suprimidos “sin cobro adicional de sueldos”, es decir gratuitamente, hasta que el ministerio diera una solución definitiva al problema. Esto trajo consigo que el Liceo de Hombres de Rengo, se transformara en el Liceo Mixto refundiéndose con el Liceo de Niñas de la ciudad, aunque siempre conservando el nombre de Liceo de Hombres de Rengo. Es digno de gran admiración y reconocimiento del cuerpo de Profesores de la época que al desarrollar sus funciones de educadores, conciliaran sus vacaciones con la defensa del establecimiento al cual servían y, en consecuencia, en defensa de la educación del joven y la joven estudiante. Al refundirse los dos liceos se crearon los cursos de Labores que tuvieron como profesora a la señorita Mercedes Verdugo, de grata recordación entre las que fueron sus alumnas.

El Ateneo Caupolican se fundó en 1932, por el alumnado del Liceo y la educadora, recordada siempre con afectos, Sra. Julia Ramírez de Romero, con el asesoramiento de la profesora de Castellano Sra. Aida Bilbao Risetti, produciendo muchos e interesantes trabajos sobre temáticas culturales. En relación con estos aspectos culturales recordamos algunos periódicos de su producción que hicieron circular los alumnos dentro del establecimiento. Alrededor de 1914, circulaban el periódico “La Luz”, y más tarde “El Ateneo” y “Plumadas”. En estos órganos colaboraron alumnos que con el tiempo, lo continuaron haciendo en periódicos de la capital.

El 11 de junio de 1920 (hace casi 90 años) se fundó en el local de la biblioteca del Liceo, el Club Deportivo Atlético Caupolicán, actualmente junto al Deportivo Nacional Rosario, los más antiguos en su género en nuestra comuna. Es así como también en una sala adyacente a la biblioteca, se funda el 12 de Octubre de 1934, el Club Deportivo Liceo, debidamente asesorado por el profesor de Educación Física de la época don Miguel Aravena Bustos, quien con su gran dedicación reforzó considerablemente algunas disciplinas deportivas de nuestra comuna, como el baloncesto, el fútbol y el atletismo. El primer presidente que comandó el Deportivo Liceo fue don Luis Estrada Joglar. Don Miguel Aravena Bustos lo sucedió como profesor de Educación Física del Liceo de Hombres de Rengo, don Fernando Concha, quien al igual que su antecesor, entregó exitoso asesoramiento físico-deportivo a la juventud liceana.

El Liceo Nocturno, fundado en la década del 30 llevó el nombre del recordado educador don Oscar Hernández Escobar, gran profesor que, luego de haber integrado una comisión pedagógica en Bolivia, al regresar a Chile se incorporó al Cuerpo de Profesores del Liceo de Hombres de Rengo. Nada podía perpetuar con más justicia su nombre que un establecimiento de esta naturaleza. Con ello se busco dejar impreso para siempre su sabio espíritu, tolerancia y justo proceder que adornaron su recia y fuerte personalidad de educador.

Punto aparte merece el Centro de Padres y Apoderados que tanto apoyo ha prestado al Liceo consecuencialmente en beneficio del alumnado. Por él pasaron muchos apoderados que dejaron el sello de su acción social, entre otros los nombres de Julio Terán Ascui, su hermano Ernesto Terán Ascui, Rosendo Maldonado, todos ya fallecidos, como también destacamos a nuestro coterráneo, Daniel Nilo Armijo, además gran futbolista, que aún, semanalmente, suele correr tras un balón.

Queremos entregar, considerando muy justo y ojala sin involuntarias omisiones, el cuadro de honor que presidió por más de 100 años la existencia el Liceo de Hombres de Rengo: Señores Francisco Gonzáles Barrera, José Ignacio Vergara Ruiz, Alfredo Garmendia Reyes, Salustio Calderón Contreras, Julio Escudero M. Ramón Pérez Yáñez, Arturo Peralta Gálvez, Alejandro Serani Burgos, Carlos Sanhueza Bastías, José Osores Bustos, Alejandro Karelovic Kirigin, Sra. Aida Otaiza Molina, Gustavo Gálvez y Oscar Medina Rojas.

El terremoto de marzo de 1985 destruyó en alto grado al legendario caserón por donde tantas generaciones de renguinos pasaron. Ahora pertenece al pasado de nuestra ciudad y comuna el Liceo de Hombres de Rengo… Ya es historia. De ésta casona se salió siempre con el más saber, dando el vigoroso impulso para que las generaciones que iban egresando enfrentaran la vida con las armas del conocimiento.

Imagen cortesía de Hugo Escobar. Agradecimientos a Jorge López