lunes, 23 de noviembre de 2009

Revista Observatorio Regional, edición digital de Ñuble, Nº 1


Diciembre 2009 – Enero 2010

Presentación a la Primera Edición Ñuble

Editorial: Chillán y la voluntad de Ser

Historia: Historiador Witker, “O’Higgins fue un Ser Humano, con Grandezas y Debilidades, con Aciertos y Errores” por Jorge Díaz

Ciudad y Patrimonio: Chillán Viejo, Ciudad Errante y de Porfía por Jorge Díaz

Crítica de Libros:
“Chillan Viejo, Llave del Reino y Cuna de la Patria”,
“O`Higgins, Cultura y Nación”,
“O`Higgins, Héroe Inmutable”

por Jorge Díaz

Literatura: Mi Vieja Casa de Campo por Fernando Jirón

Economía: AFPs ¿Ya Pasó el Ventarrón? por René Fernández Montt

Política: Reservistas Víctimas de la Dictadura Exigen Reparaciones por Jorge Díaz

Patrimonio: Murales Escuela México “Ejemplo de Muralismo no solo Mexicano, sino Universal por Pilar Saavedra y Jorge Díaz

Ensayo: Aproximación a la Eternidad por Jose Luís Guajardo

TV: Cínico y Honesto por Juan Pablo Vásquez

Educación: La Formación Docente en Chile, Reseña de su Historia por Alex Olivares

Sociedad: Sacerdote Católico Apoya Manual de Educación Sexual para la Diversidad por Jorge Díaz

Poesía Visual: Artilugios por Oveja Negra

Presentación a la Primera Edición en Ñuble de Observatorio Regional


Revista Observatorio Regional es un magazine de aparición bimensual, que aborda temáticas artístico culturales y del acontecer social, político y económico de Ñuble, la región y el país, desde esta provincia, con un carácter reflexivo, propositivo y plural.

Tiene su antecedente en la revista cultural Observatorio Regional de O’Higgins, publicada con éxito desde hace dos años en la VI Región del Libertador, en forma digital e impresa.

En esta edición les ofrecemos un especial de Chillán Viejo y O'Higgins, temas a los que también hemos dedicado nuestra sección crítica de libros. Así mismo, entrevistamos al restaurador a cargo de la mejora de los Murales que Siqueiros y Guerrero pintaron en la Escuela México de la ciudad de Chillán, y abordamos temas de sociedad y tendencias, tales como las demandas que están comenzando a levantar -cada vez con más fuerza- los ex conscriptos durante la dictadura militar o el Manual de Educación Sexual en la Diversidad impulsado por el MOVILH que recibió un inusitado apoyo de un sacerdote católico, precisamente en nuestra provincia. Todo esto, acompañado de temas de interés general en las artes, la economía y la educación.

Esperamos constituirnos en un aporte y contribución a esta rica provincia y su quehacer y patrimonio cultural, con impacto tangible en las comunidades que la conforman. Este es un esfuerzo para el cual necesitamos de vuestra ayuda y concurso. Nuestras páginas están abiertas a recibir las colaboraciones, comentarios y críticas que estimen. Queremos honrar lo que hemos tomado como nuestro eslogan al abrir esta edición provincial: "tener algo que decir". Pero ésto, tan solo, es iniciar una conversación...

domingo, 22 de noviembre de 2009

EDITORIAL: Chillán y la Voluntad de Ser


"Lo cierto es que Chillán y la provincia en general poseen elementos propios, patrimoniales, idiosincrásicos, tradicionales y naturales de sobra para ser un hito y referente cultural a nivel nacional, y mundial, incluso. Posee también los personajes icónicos, tanto desde la cultura como de la historia para tal efecto."

Recuerdo haber estado viviendo en Valparaíso cuando, hace algunos años, supe que coincidente con el inminente nombramiento del “Viejo Pancho” como ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se creaba el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Esta entidad, con rango ministerial, fiel a su naturaleza pluralista -por eso lo de consejo y no de ministerio a secas- tendría su sede en alguna ciudad provincial, y no en Santiago.

Para quienes nos encontrábamos allá, y para cualquier ciudadano medianamente informado, caía de cajón que Valparaíso sería la ciudad sede del nuevo Ministerio, añadiéndosele al mismo tiempo, como estaba contemplado, el título de “capital cultural de Chile”, pero para sorpresa de muchos, le salió gente al camino. Nada menos que Chillán, capital de la provincia de Ñuble.

Cierto es que Chillán ha dado algunos artistas notables al país y al mundo, entre los más conocidos Claudio Arrau, Eduardo Parra, Gonzalo Rojas… pero no es suficiente para ser llamada la “capital cultural de Chile” (para quien se fije en la agenda cultural que semana a semana ofrece la actual capital cultural, por diversidad y calidad el nombre queda caro hasta para Valparaíso). En efecto, era de dudar la implementación seria y clara a esa fecha de una política cultural consecuente con la aspiración por parte de la municipalidad chillaneja (terminemos ya con esa odiosa cursilería de llamarnos “chillanenses”), y todos sabemos que sin los estímulos necesarios, entre ellos de modo importante los económicos, es poco lo que los más entusiastas cultores y agrupaciones pueden hacer de manera sostenida. Aún hoy, Chillán no cuenta con espacios apropiados para desarrollar una actividad cultural de excelencia e incluso, los recursos asignados para la creación de un centro para este fin, en el marco de un programa bicentenario de carácter nacional impulsado por la presidencia de la república, están siendo considerados no para la construcción de una nueva infraestructura, sino para el reacondicionamiento del hoy insuficiente Teatro Municipal que a duras penas salva el honor. Este es un debate al que debe seguírsele prestando atención

La pregunta que entonces cabe hacerse es ¿qué se pretendía con aquella postulación que nació perdida?

¿La puesta en valor de espacios típicos que llenan de orgullo a los chillanejos como la feria o el mercado? ¿La posibilidad de ganar recursos para implementar la infraestructura y acondicionamientos para llegar a ser Capital Cultural, cumpliendo así con aquellos requisitos luego de otorgado el título (algo así como los que hacen los países cuando se adjudican la sede del campeonato mundial de futbol de la ocasión)? ¿“Una voluntad de ser”, como diría Gabriela Mistral; instalar una idea fuerza; llamar la atención a los coterráneos sobre el potencial, pese a saber perdida la causa en lo inmediato?

Es posible. Todas ellas…

Más allá de los verdaderos motivos para aquella “contienda tan desigual”, como señalaría otro vecino ilustre, lo cierto es que Chillán y la provincia en general (hacia el mar y la cordillera) poseen elementos propios, patrimoniales, idiosincrásicos, tradicionales y naturales de sobra para ser un hito y referente cultural a nivel nacional, y mundial, incluso. Posee también los personajes icónicos, tanto desde la cultura como de la historia para tal efecto. En tal sentido, el pelearle a Valparaíso (en tan inoportuno instante, además) la “capital cultural” de la nación nos parece en perspectiva algo positivo. Pero hoy, cuando los recursos y condiciones (fondos concursables, donaciones, posicionamiento de lo cultural como un bien noble y económicamente rentable) existen, hay que transformarlo en una realidad.

Esta es una construcción que se realiza día a día, y en donde, a fin de cuentas, no se compite en verdad con nadie. El éxito depende solo de si el trabajo puesto en esto tiene en definitiva su equivalencia con aquella ambiciosa “voluntad de ser”.

El sueño, al menos, ya se ha hecho explícito. Cabe ahora esperar si los actores llamados a concretarlo (que somos todos) estamos dispuestos a trabajar por hacerlo realidad.

Entrevista a Alejandro Witker, Historiador: “O`Higgins fue un ser humano, con grandezas y debilidades, con aciertos y errores”


Alejandro Witker es doctor en Historia y uno de los más importantes difusores de la figura de O`Higgins en el país. Autor de varios libros sobre el prócer, miembro del Instituto O`higginiano de Chile, y creador de la ExpoO`Higgins, ha promovido la figura del héroe como la central a destacarse en el marco del Bicentenario de la República. Observatorio Regional habló con este historiador para adentrarnos en el, sin dudas, más célebre de los hijos de Ñuble.

¿Cómo resumiría a O`Higgins?

O`Higgins es el fundador de la república, en cuanto echó las bases del estado chileno: las primeras constitucio-nes, una idea de una nación en proyecto, su visión de los mares australes, de la Antártica, obviamente del Estrecho de Magallanes, lo muestran como un hombre visionario. Ahora, obviamente, eso tiene mucho que ver con haber sido educado en Inglaterra.

No es casualidad que O`Higgins desde que llegó a Chile empezó a valorar el mar. Al mirar el mapa chileno y ver la inmensa costa, el inmenso mar y bueno, el venía de una isla, y que además en esa época era la dueña de los mares, entonces se dio cuenta que este país tenía un potencial en el mar y el futuro podía estar por ahí.

¿Qué distingue a O`Higgins de los otros próceres de nuestra independencia?

Yo creo que, sin entrar a referirnos a la personalidad de otros, digamos que O’Higgins es un constructor, él es un hombre de estado, por lo tanto tiene una mayor seriedad, una mayor objetividad, una mayor impersonalidad de lo que está construyendo.

La abdicación de O`Higgins muestra de cuerpo entero la diferenciación que él hacia entre su rol y el proyecto que estaba impulsando. No es el caso de otros personajes que, teniendo su propio mérito, tuvieron una personalidad y una psicología más en el modelo caudillista latinoamericano que en este modelo más bien inglés, si usted quiere, producto de sus estudios en Inglaterra, un país donde él tuvo la oportunidad de leer a los clásicos, de leer textos políticos.

¿Cómo vincular responsablemente a Chillán Viejo o la provincia de Ñuble con O`Higgins, sin abusar, y sin caer en caricaturas o una especie de chauvinismo local?

Tú estás dando en un clavo muy importante. Porque el nacimiento en Chillán Viejo de O`Higgins es algo tan casual, como el tuyo o el mío, que hemos nacido en un lugar por diversas circunstancias. Porque el verdadero O`Higgins, a mi juicio, nació en Londres, bajo la tutela de Miranda y de los estudios europeos que pudo hacer ahí, porque es ése el O`Higgins que construye historia en Chile. Ahí está el origen del O’Higgins histórico.

Ahora, claro, es una tradición en todo el mundo de reconocer el lugar donde se nace como una especie de santuario y eso da al lugar donde nació un elemento motivador, un factor para construir identidad, para crear en torno a ese lugar un enriquecimiento cultural. Y eso es válido también. También es importante, pero lo que no hay que hacer es caer en la mitología.

El mural que se encuentra en Chillán Viejo lo muestra como un huaso, pero en la guerra, peleando por la independencia

Si, él llegó acá para hacerse cargo de la hacienda Las Canteras y tomó ese trabajo en la hacienda con una mentalidad también, europea: el hizo traer algunos albañiles, técnicos, artesanos escoceses e ingleses, entiendo, para introducir una serie de progresos técnicos de explotación agrícola.

Él pensaba convertir a Las Canteras en una hacienda productiva con instrumentos modernos, reflejando sus seis años en Inglaterra que le dieron una impronta de modernidad, y bueno, cuando se produce la formación del Congreso Nacional, viene la irrupción de Carrera, viene la venida de la primera expedición española, entonces el siente, empleando una frase un poquito recurrente, el llamado de la patria, y se enrola, y se pone a la disposición de Carrera para llevar la lucha contra estos restauradores españoles.

Y ahí se desata todo un proceso que podemos decir que tiene su punto de partida en El Roble cuando, por las razones que se conocen, él toma el mando del ejército patriota; y después viene una serie de eventos en los cuales él se va destacando y finalmente la salida heroica de Rancagua, que está rodeado de toda una verdadera leyenda de heroísmo; y viene el Ejército de los Andes, la capacidad de negociación y de acuerdo que él tuvo con San Martín -lo que no tuvo Carrera- y que marcó al final el triunfo histórico de O`Higgins, llegar a ser él el primer Director Supremo ya consolidado de la nación.

Entonces, efectivamente alguien ha dicho por ahí que O`Higgins no fue un genio militar. Él fue un huaso que se sacó el poncho y se puso la casaquilla militar para cumplir una cierta misión.

Todo indica que O`Higgins no fue un genio militar, lo que lo destacaba era la tremenda autoridad moral que adquirió sobre la tropa, por su valentía, por su entrega, por la fuerza con que él llevó adelante esta conducción. Esa frase “vivir con honor o morir con gloria”, que la recogemos de los textos escolares, es una idea fuerza que hay que imaginársela en ese tiempo, y que debe haber sido muy convocante.

Hablemos de la leyenda negra. Existen películas, como el “Húsar de la Muerte”, y visiones, sustentadas por algunos historiadores incluso, que muestran a un O`Higgins tirano, uno de los primeros dictadores y un mal elegido padre de la patria.

Yo creo que hay que partir por algo que parece bastante obvio, pero no por obvio debe dejarse a un lado cuando se habla de estos temas. O`Higgins fue un ser humano, con grandezas y debilidades, con aciertos y errores, como cualquier ser humano.

Isaac Deutscher, un gran historiador polaco, dice por ahí en un texto de historia que los grandes hombres tienen en general los mismos defectos que cualquier ser humano, pero tienen virtudes que no tiene cualquier ser humano y ahí está la diferencia, no en los defectos, sino en la virtudes.

Entonces, es por ahí que nosotros tenemos que discriminar, y las virtudes de O`Higgins son a mi juicio verdaderamente notables. En primer lugar está su entrega a una causa, con una generosidad sin límites, a la que ofrenda no solo su vida, y la pone encima en el combate, la puso en la abdicación cuando dijo “aquí estoy, para responder de tantas desgracias que yo pudiera haber causado”, bueno, esa entrega, sin límites, al máximo, también va acompañada de algo bastante escaso, que es la entrega de sus bienes materiales, porque él llega a Chile y se convierte rápidamente en el hombre más rico de Chile, sino el más rico, uno de los más ricos, con una tremenda hacienda, con miles de cabezas de ganado, y gastó todo, se quedó sin nada.

Pero ¿cómo se construyen estas versiones, la que lo favorece como la que lo denosta, y que son tan disímiles?

Mire, Eugenio Vicuña, en su libro sobre O`Higgins tiene un capítulo sobre “Santiago en Tiempos de O`Higgins” que yo se lo haría leer a todos los profesores de historia, para empezar, a los periodistas y obviamente a los estudiantes. Porque hay que imaginarse lo que era Chile en esa época, lo que era la pobreza del país.

Cuando a O`Higgins le critican que, con motivo de la convención preparatoria de 1822, que envía ese famoso telegrama a los intendentes, pidiéndoles que busquen a los mejores vecinos para que sean elegidos diputados a esta convención, dicen de él que esto es casi intervención electoral y que se trata de elegir una asamblea legislativa manipulada, si lo que él está haciendo es decir “mire, busquen a los mejores que haya” porque había muy poco, no habían candidatos como ahora, lo que había ahí era buscar algún agricultor que fuera más o menos letrado e interesarlo en la cosa pública, para que participe.

Entonces yo creo que muchas de las críticas que se le hacen a O`Higgins se le hacen fuera del tiempo histórico que le tocó vivir y las circunstancias concretas en que le tocó vivir.

Ahora, cuando él “raspa la olla” para financiar la Expedición Libertadora hacia el Perú y él tiene que hacer confiscación de propiedades, privar a poderosas familias de recursos, a la propia iglesia, para poder financiar la Expedición Libertadora hacia el Perú, claro, él aparece obviamente como un tirano, porque estas cosas no podían hacerse por votación democrática, había decretos, y punto.

Cuando ocurre el terremoto de Valparaíso, Encina dice que cualquier persona que razone hoy día le parecería ridículo atribuir el terremoto a un castigo divino por las medidas políticas que estaba tomando O’Higgins, pero -dice- ocurre que en esa época era totalmente distinto, y eso fue creído por mucha gente. Entonces a O`Higgins se le consideró hasta castigado por Dios por mucha gente de esa época.

Fotos de Jorge Díaz

Entrevista a Marcial Pedrero Leal y Adolfo Márquez, historiadores: CHILLÁN VIEJO, DESAFÍOS E IDENTIDAD DE UNA CIUDAD ERRANTE


Marcial Pedrero Leal y Adolfo Márquez tienen mucho en común. Ambos son profesores de Historia de Liceos públicos de la provincia, y ambos son, además, historiadores. También los dos están ligados, por sus investigaciones, y en parte también por su propia biografía, a Chillán Viejo. Mientras Pedrero, sin vivir acá, publicó en 2008 una historia de la comuna, “Chillán Viejo, Llave del Reino, Cuna de la Patria”; Márquez, nacido en esta ciudad, pero residente ahora en otra vecina, editó en 2009 “O`Higgins, Héroe Inmutable”, una semblanza del hijo máximo de Chillán Viejo. Ambas obras, por cierto, fueron patrocinadas y financiadas por el municipio chillanvejano.

En esta calidad es que Observatorio Regional ha querido recurrir a ellos para lograr una visión de la histórica Chillán Viejo, actualizando la mirada hasta su presente: patrimonio, desafíos y el desempeño, incluso, de sus más recientes autoridades. Esta es la conversación que sostuvimos con ellos.


Por Jorge Díaz

CIUDAD DE PORFIADOS

¿Cómo podrían definir a Chillán Viejo?

Pedrero (P): El Chillán Viejo que vemos ahora es el Chillán Viejo progresista, moderno, cómodo para sus habitantes, porque yo conocí Chillán Viejo el año 1971, cuando era el patio de atrás de Chillán. Era el Chillán Viejo lleno de calles de tierra, todo abandonado, no había alcantarillado, nada. Entonces he tenido la suerte de verlo desde 1971, el año en que llegué a estudiar a Chillán, hasta ahora, el cambio que se ha producido, y eso indudable que es positivo para la gente.

Márquez M): Hasta antes que volviera a ser comuna, unos 13 o 14 años, más o menos, la única calle pavimentada era la Avenida O’Higgins, y desde entonces se decía que Chillán Viejo era el patio trasero de Chillán, porque la Municipalidad de Chillán no invertía en Chillán Viejo. Cada año, cuando se acercaba el 20 de agosto (fecha en que se conmemora en la ciudad el natalicio de O`Higgins con un desfile y la presencia del Presidente. N del E.), una manito de cal para los árboles de El Tejar para acá, y eso era todo lo que se hacía.

P: Hay una cosa, y en el libro yo lo digo: Los chillanvejános son el resultado de los porfiados. Bueno, yo llegué a conocer mucho de Chillán Viejo, por lo que investigué, y sin ser yo de esta tierra -soy de Lota, de la Provincia de Concepción- he llegado a querer mucho a esta tierra, porque yo miro a los chillanvejános ahora, y veo detrás de ellos a ancestros, a los primeros pobladores que llegaron aquí, el año 1580, todas las dificultades que han tenido, como decía este historiador y sacerdote, Reinaldo Muñoz Olave, que Chillán Viejo se caía y se volvía a levantar, como que estaba predestinado a ser como el ave fénix.

M: Yo lo puse en una crónica por ahí: Chillán, la eterna ciudad errante, se va moviendo.

LOS TERREMOTOS Y EL ORIGEN DEL NOMBRE

P: Yo diría que Chillán Viejo es única en Chile, por esas características. ¡Qué ciudad se ha fundado cuatro veces! ¡Qué ciudad sufrió los embates de la naturaleza, terremotos, y la gente siempre se levantaba! Si es eso lo interesante. Si esta gente perdía a sus familiares, sepultaba a sus familiares, pero decía “ayer nos fue mal, mañana nos irá mejor”.

M: Las crónicas del año 1835, del terremoto del 20 de febrero hablan de que aquí los cimientos se levantaban del suelo, o sea, se levantaban las casas completitas, si aquí no quedó absolutamente nada.

P: Y ahí hay que considerar otra cosa. Las autoridades de Chillán castigaron a la gente que se quedó

M: Al gobierno le resultaba tan caro remover los escombros para reconstruir la ciudad, que por eso deciden comprar un fundo un poco más alejado, que reuniera las características, y hacer allí una ciudad nueva.

¿Así nace Chillán Viejo, y por eso con ese nombre?

P: Así es. Chillán Viejo nace como resultado de una actitud despreciativa, si queremos llamarla así, de Chillán.

M: el 5 de noviembre del año 1835 se funda Chillán

¿Cómo se oficializa? ¿Cómo existe legalmente una ciudad que se llama Chillán Viejo, y que es distinta a Chillán?

P: Hay que considerar que después del año 1835, como la gente de acá no se quiso ir, ordenaron sacar todo el empedrado de las calles. Yo consideré eso humillante, lo consideré una ofensa hacia los habitantes de aquí. El mercado que había aquí se acabó, se cerró. Los conventos también se fueron. Aquí quedó la gente más valiente, digamos.

M: O gente que fue obligada a irse, y después, en forma clandestina, ellos volvían a Chillán Viejo.

P: Claro, y desde entonces empezó el término peyorativo a decir “ah, los del pueblo viejo”. Se hablaba del pueblo viejo, que es como decir “lo peor”. Entonces hubo hombres importantes, como Eduardo Fisher, que él me comunicó en su tiempo que logró, él siendo regidor de Chillán, algunos beneficios para este pueblo, porque nadie se preocupaba de Chillán Viejo. Entonces, ya Chillán Viejo, creo que lo conocemos como tal a principios del siglo XX, cuando es comuna.

M: Claro, el uso cotidiano va creando el nombre hasta que se afianza.

CULTURA, IDENTIDAD Y PATRIMONIO CHILLANVEJANO

Y en términos de identidad, algo vigente hoy ¿Qué distinguiría al chillanvejano?

M: Claro, todavía queda en Chillán Viejo unas casas quinta, por ejemplo, quedan varias todavía, y la costumbre de cultivar la huerta, sus pequeños espacios de hortalizas, flores, el sector de Tomás Yavar al llegar a Baquedano, por ejemplo, todavía hay gente que cultiva tablones de flores, que las llevan al mercado. Eso le da mucha identidad a Chillán Viejo. Y hasta hace 20 años atrás, Las Canoas era el sitio preferido de los vecinos de Chillán para venir a abastecerse de verduras y hortalizas.

El futuro, los peligros y los desafíos de Chillán Viejo ¿Cuáles son? ¿Cómo los ven?

P: Hay que destacar, por lo que yo percibo, que Chillán Viejo no está sufriendo la contaminación tan terrible que existe en Chillán. Eso por un lado. Por otro lado, puede que se termine un poco esa vivencia que tiene la gente de acá, cuando llegue el exceso de consumismo, el exceso de las cosas foráneas.

M: Lo que está sufriendo Chillán Viejo, desde hace un par de años ya, es la división de la propiedad. Porque, la casa de mis abuelos, por ejemplo, era media cuadra, pero ya los viejos murieron, entonces todos los hijos se repartieron y construyeron cercos y ya se acabó la casa quinta que había ahí. Ahora en la casa de los abuelos hay un pasaje para que todos puedan entrar a sus respectivos domicilios.

P: Ahora, otra cosa, que yo de hecho la desconozco, porque no vivo acá, es el nivel de emigración del chillanvejano -Pregunta Marcial Pedrero, mirando a Adolfo Márquez- ¿Hay mucho de emigración, o mucha gente sale pero luego vuelve a Chillán Viejo?

M: Hay harta, harta salida. Yo conozco mucha gente oriunda, compañeros de colegio, por ejemplo, que se fueron, se fueron a distintas ciudades, a Chillán, inclusive, pero siempre están volviendo, siempre vuelven. Tengo en mi misma familia algunos casos. Un tío, que se fue a Santiago, luego a Rengo, pero al cumplir 50, 55 años, toma a su familia y vuelven todos a Chillán Viejo. Otro tío marino, que por su carrera vivió siempre afuera, se acoge a jubilación, y vuelve a Chillán Viejo.

P: Entonces hay algo ahí… -concluye Marcial Pedrero- Yo veo eso. Hay una tranquilidad aquí, a diferencia de Chillán. Aquí no hay un tráfico vehicular de locos, de hecho no hay necesidad de tener tanto semáforo, como allá.

LA ADMINISTRACIÓN POLÍTICA Y LA GESTIÓN CULTURAL

Haciendo un poco de historia contem-poránea regional ¿Cómo consideran que se resolvió el tema de esta nueva comuna? porque cuando se cuenta con una ciudad casi “nueva” con todo por hacer, como ésta, y con muchos recursos, se puede o hacer un daño irreparable al patrimonio, al entorno, al paisaje urbano, o aprovechar la oportunidad y potenciar el acervo, la cultura, las costumbres, la arquitectura y la tradición local.

M: Yo debo confesar que en varios círculos de conversación por ahí, expresé mis dudas sobre la conveniencia de que Chillán Viejo volviera a ser comuna, porque no creía en los políticos, de verdad no creía.

P: Yo también, también dude.

M: Me equivoqué. Julio San Martín, bien o mal su gestión, le dio una pincelada, o más bien un brochazo, con una brocha de cuatro pulgadas, y le cambió la cara a Chillán Viejo. Eso es algo que no podemos negar. En ese sentido, inmejorable lo que hizo el ex alcalde.

P: Claro, yo creo que hubo una buena gestión en cuanto a proyectos. Yo lo veo de la siguiente manera: porque es un dinero que está ahí, pero hay que saberlo administrar, entonces él aprovechó eso, y con una creatividad que yo la encuentro muy valiosa, logró transformar esta tierra, y no la transformó en un sentido negativo, digamos, sino que favorable para la población, porque le dio comodidad.

M: Y lo otro es que hubo intervención por todos los sectores, o sea, aquí no quedó el sector de El Bajo dejado de lado, ni Las Canoas dejado de lado, o sea, hubo una preocupación general. Ahora, como no había nada, una piedra que se pusiera, se notaba.

P: Lo importante es que en Chillán se mantiene lo tradicional, eso es digno de rescatar, se mantiene lo tradicional y eso cualquier turista, cualquier persona que venga de afuera lo va a percibir de inmediato.

Y en lo que va de esta nueva gestión municipal, encabezada por el independiente Felipe Aylwin ¿Cómo se podría evaluar lo que va de su trabajo, considerando las tremendas expectativas que generó en la población?

P: Yo encuentro que es poco tiempo como para evaluarlo. Yo creo que él siguió lo que se planteó en la administración anterior. Ahora, yo veo que don Felipe Aylwin sigue una línea de respeto hacia lo cultural, y eso lo ha demostrado en varias oportunidades, aunque a mí en una oportunidad me dijo él que este año (2009) pretende dedicarse solamente a la parte social, en beneficio de la comunidad, y el próximo año (2010) pretende lo cultural. No podría decir algo más.

M: Yo no tengo mucha más información, pero hasta donde he logrado captar, hoy día el Departamento de Cultura tiene más independencia. Ellos tienen independencia y recursos, y por eso es que han podido hacer varias cositas. Había mucha traba antiguamente. Prácticamente tenía que ser Julio (San Martín, el ex alcalde) el que determinaba si venía determinado grupo, si se gastaba plata en esto o en lo otro. Acá (en la actual administración) tengo entendido que el Departamento de Cultura evalúa un proyecto, e informa que se va a hacer tal cosa, por esto y esto. Ese cambio es bueno y lo he escuchado en la gente también, que la gente viene con ideas, y son acogidos.

Fotos de Jorge Díaz.

Crítica de Libros: “CHILAN VIEJO: Llave del Reino y Cuna de la Patria” de Marcial Pedrero


“CHILAN VIEJO: Llave del Reino y Cuna de la Patria” de Marcial Pedrero Leal, Editorial Pencopolitana, 2008, 383 pp.

El de Marcial Pedrero Leal es posible sea el esfuerzo más serio e importante en términos de recoger la historia de la (“joven”) comuna de Chillán Viejo, ya sea por abordarla temáticamente de la forma más amplia y completa posible, así como por emplear en su estudio las consideraciones metodológicas propias de la historiografía actual.

No es por cierto la única obra que se ha propuesto sintetizar la historia de este trozo de Chile (y esperamos no sea la última), pero sin duda supera la evocación romántica, la parcialidad y la aproximación valiosa pero aficionada, que en definitiva han tenido otros emprendimientos. Pedrero, de hecho, no es chillanvejano, sino, oriundo de Lota, y vive y trabaja en San Gregorio, combinando su labor como profesor secundario con la de historiador, donde en poco tiempo ha logrado una trayectoria destacada y reconocida en la región, básicamente abordando temas de la historia local.

Pese a tener desde hace unos 20 años la calidad de comuna, Chillán Viejo no es, como puede pensarse una localidad o territorio con poca historia. El título de la obra lo aclara desde el principio: se trata de una ciudad “llave del reino y cuna de la patria”, nada menos. Pero el mérito, podríamos decir, está en que tampoco Pedrero se queda en aquella dorada época donde Chillán se funde con las raíces más hondas y propias de la historia nacional, sino que llega hasta el presente de la comuna chillanvejana, dando cuenta de sus últimos adelantos (tras el impulso recibido luego de recuperar su calidad comunal), sus instituciones y vecinos más destacados.

El profesor Pedrero organiza su obra en tres partes, a modo de un manual que, pensamos, facilite dos cosas: La consulta, así como una lectura estructurada dirigida también al gran público, cumpliendo así un fin divulgativo del patrimonio histórico local. De este modo nos encontramos una primera parte, que es la más abundante en número de páginas y también la más mayúscula como aporte de investigación: “Horizontes Históricos”. La segunda parte, “Instituciones Educacionales y Religiosas”, es una síntesis histórica de las principales organizaciones en este ámbito, que creemos, por el tono logrado en la primera parte del libro, bien pudieran haberse incluido allí, insertándolas en el relato del trayecto histórico de la ciudad. La última parte, “Artífices del Devenir Chillanejo”, presenta reseñas biográficas de vecinos que han significado un aporte al progreso, la identidad y el paisaje social de la comuna en distintas épocas.

En términos formales, la edición es cuidada y, nos alegramos por ello, acorde a la calidad de la obra escrita. A cargo de la Editorial Pencopolitana, tiene un bello diseño de portada e interiores, con abundantes imágenes que amenizan e ilustran los contenidos, lo que demuestra nuevamente el rigor y cuidado en la documentación y preparación de la obra. Solo se lamentan algunos puntuales errores presumiblemente de tipeo y de revisión final, casi inevitables, es verdad, que en nada empañan la calidad del conjunto.

La envergadura de la investigación -en suma, una historia general de una comuna-; lo (prácticamente) pionero de su naturaleza, en términos de aproximación con carácter académico de investigación; lo desperdigado del material documental y la insuficiente bibliografía para todos los periodos, así como también la opción escritural y de organización de Marcial Pedrero hacen que, no obstante, se presenten algunas deficiencias para obtener una visión más completa de la ciudad y comuna.

Se trata de una obra construida a fragmentos (nos recordamos del clásico manual de historia de Chile de Walterio Millar), sin necesariamente un continuo que haga del relato una unidad, sino narrativa, al menos (tal vez lo más importante) interpretativa. La reseña de un hecho, la crónica, la pincelada sobre algún personaje son aportes importantes al conocimiento del pasado de una ciudad o comuna, pero se diluyen en parte si el conjunto no ofrece una interpretación general, ni de las épocas, ni del trayecto global del objeto de estudio. Esta fragmentación eventual comienza a hacerse más notoria hacia las épocas más recientes, ya para el siglo XIX, pero sobretodo en el XX, apreciándose los distintos acápites como piezas dispersas de un rompecabezas un poco incompleto, que no permite apreciar una imagen de época coherente para hacerse de una comprehensión general, sino tan solo fragmentaria y anecdótica del pasado chillánvejano.

No obstante el aporte es inmenso y notable, y constituye una sumatoria de sucesos, fragmentos y personajes -de todas las épocas- que nos da elementos para conocerlos, indagarlos y aproximarnos, paso a paso, esfuerzo a esfuerzo, a un conocimiento más cabal, reflexivo y “total” del pasado chillanvejano. Marcial Pedrero nos ha acercado a pasos agigantados a esta meta por medio de la investigación traducida en este libro.

Crítica de Libros: “O`Higgins: Cultura y Nación. Repertorio para el Bicentenario de la República” de Alejandro Witker


“O`Higgins: Cultura y Nación. Repertorio para el Bicentenario de la República” de Alejandro Witker, Ediciones Universidad del Bío-Bío, 2006, 252 pp.

Por Jorge Díaz A.
Licenciado en Historia

En esta obra perteneciente a la serie Memorial Cultural de Ñuble, colección Grandes de Ñuble, Alejandro Witker, doctor en historia, no nos trae una investigación, sino una suerte de antología, de recuento, de selección que incluye fragmentos, testimonios, documentos, historiografía, literatura, teatro, pintura, música, esculturas, toponimia, embarcaciones, medallas, filatelia, numismática, museos, entidades, entre otros, relacionados al Liberatador General Bernardo O`Higgins.

Como se ha dicho, se trata de una selección y si bien “no está todo lo que es, es todo lo que está”, y en ésto Witker ha hecho un trabajo profundo y encomiable por la amplitud de las disciplinas y manifestaciones en que ha buscado referencias y “retratos” del prócer. Con ésto, el autor busca dos cosas: una, sintetizar la penetración que el militar y estadista ha tenido en la cultura y nación de Chile, como bien indica el título de la obra. Dos, posesionar a O`Higgins, como la figura central del bicentenario de la república, cuestión difícil ya que la tendencia nacional y mundial es a despersonalizar las conmemoraciones nacionales para centrarlas en el pueblo, en las sociedades, en los sujetos colectivos como centros y protagonistas del devenir de una nación y comunidad. Además, porque se ha verificado en el último tiempo una desmitificación del O`Higgins de “mármol” a nivel masivo, en parte gracias a la serie “Héroes” de Canal 13, cuestión que ha chocado con la imagen que proyectó a través del sistema escolar y la acción pública la dictadura militar, la cual se apoderó (o quiso) de la figura del prócer con la militarización de las efemérides, la alusión a los “valientes soldados” en el himno nacional, el auto ascenso de Pinochet como Capitán General creando el grado a propósito para igualar a O`Higgins, haciéndole un flaco favor a su figura. En efecto, el otro programa televisivo “bicentenarísta”, “Grandes Chilenos de Nuestra Historia” de Televisión Nacional, ni siquiera, votación popular mediante, consideró al padre de la patria entre los 10 favoritos del público. De este modo, el objetivo -no la obra- de Witker, aparece como anticuado y con pocas posibilidades de influir a nivel central (gobierno) o la entidad encargada de "coordinar" la celebración.

Pero, al margen de ésto, es preciso volver al libro en sí.

La selección de cada imagen, testimonio, fragmento que el texto recoge, se nos presenta adecuado y preciso. Sobretodo, considerando la gran cantidad de material disponible. Honra este esfuerzo la excelente edición, otro mérito del autor, quien, suponemos, ha supervisado cada uno de los detalles de la producción editorial del trabajo en comento. La calidad y formato del libro hacen que su fin divulgativo se logre a cabalidad. Se trata de una pieza atractiva, interesante y entretenida de leer y mirar. No se trata de una investigación pesada y acuciosa sobre el prócer; reflexiva, honda y con interpretaciones sorprendentes o novedosas. Es un libro conmemorativo, rico en referencias que invitan a una profundización en las distintas dimensiones que una figura como O`Higgins, compleja, rica, intensa y hasta contradictoria, tiene (en esto, resultan particularmente interesantes las piezas de teatros que se incluyen íntegras en el libro). Por supuesto, abundan las loas en él, aunque no llega a ser un panegírico, y menos una apología.

Tal vez esta obra de Alejandro Witker no logre posesionar la figura de O`Higgins como la central de la celebración del bicentenario de la república; tal vez como objetivo fue equivocado y hasta algo extemporáneo, pero sin duda es efectivo y convincente en invitarnos a estudiar y conocer mejor al prócer, a valorarlo en su riqueza, misión y legado, que a muchos ratos nos parece aún vigente.

Crítica de Libros: “O`Higgins, Héroe Inmutable”, de Adolfo Márquez


“O`Higgins, Héroe Inmutable”, de Adolfo Márquez Esparza, Sin referencia editorial, 2009, 106 pp.

Por Jorge Díaz
Lic. en Historia

Este libro de Adolfo Márquez cumple cabalmente con su objetivo: ser un texto de divulgación, que entregue al gran público una figura “tridimensional” de O`Higgins, es decir, a un patriota, a un estadista, pero sobretodo a un hombre, con las zozobras, vicisitudes y claroscuros propios de un ser humano, extraordinario y trascendente, pero de carne y hueso, al fin.

Con una exposición llana, pero elegante y a menudo vívida, este trabajo introduce al lector a la vida del héroe desde su nacimiento como Bernardo Riquelme en Chillán Viejo, en condición bastarda o de “huacho”, como se sabe, pasando por las tempranas separaciones de su familia, particularmente de su madre, con quién logró un amor sincero desde muy temprano, para seguir con su educación en Chillán, Perú y Londres; su regreso a Chile, su involucramiento y ascensión en la causa independentista, su labor como jefe de estado, los problemas suscitados al final de su gobierno; el exilio en Perú, con sus constantes preocupaciones sobre Chile y finalmente la muerte, que lo encuentra anhelando volver a la patria, que él tanto contribuyó a libertar.

El texto, así mismo, contiene algunos anexos, a saber una cronología del personaje, poemas dedicados al prócer y una selección de documentos que muestran su ideario y obra.

Se omiten innecesariamente aspectos relevantes de la vida del héroe que, por cierto, son los menos amables. No se dice nada, por ejemplo, del asesinato de Manuel Rodríguez y la sombra que aún recae sobre el Director Supremo, al menos, en cuanto a no investigar el crimen. No tiene objeto omitir estos antecedentes. Por el contrario, completan la crónica sobre una biografía que es conocida y que aquí es posible profundizar. La semblanza de O`Higgins ganaría credibilidad al incorporar todos estos episodios que son ya parte de la historia.

En una cuidada edición, financiada por la I. Municipalidad de Chillán Viejo, Adolfo Márquez nos demuestra que no hay necesidad de ser aburrido, empalagoso, liviano ni mitificador para hacer divulgación histórica al público general. Esta obra merece difusión y su lectura será amena e ilustrativa para lectores “de todas las edades”.

Reservistas Víctimas de la Dictadura se Manifiestan para Exigir Reparaciones


Aseguran que, mientras documentos del Ministerio de Defensa reconocen la calidad de víctimas de cientos de ex conscriptos, las gestiones ante distintas autoridades ligadas al tema han sido infructuosas, pese a tres años de reuniones.

Por Jorge Díaz

Gritos, consignas y algunas pancartas irrumpieron una vez que concluyera el desfile en homenaje a Bernardo O’Higgins efectuado el pasado 20 de agosto en Chillán Viejo.

A las ya “familiares” demandas de la Agrupación Nacional de Deudores Habitacionales, ANDHA Chile, se unieron las consignas de la Coordinadora Nacional de los Reservistas de Chile, que al grito de “¡Que se vaya el Vidal!”, aludiendo al Ministro de Defensa, hicieron oír sus demandas.

Luís Burgos, Coordinador Nacional de los Reservistas de Chile explicó así a Observatorio Regional las demandas que tienen los miembros de su agrupación y que también le manifestó personalmente a la primera mandataria, al abordarla mientras ésta saludaba al público asistente:

“Se robaron los sueldos, las imposiciones. Se nos obligó a permanecer dentro de los cuarteles en forma ilegal, hubo un secuestro de Estado. Hay un informe del Ejército de Chile, donde entrega 597 muertos y 497 personas inválidas que no se ha dado a conocer a la luz pública, y que tampoco corresponde a la realidad de los soldados que fallecieron. Esperamos que la Presidenta, así como ha reparado violaciones a los derechos humanos de políticos, también se haga cargo de quienes cumplimos con la ley de nuestro país.

"Esos son los campos de tortura (dice mientras muestra unas fotografías con jóvenes desnudos y vejados) a que eran sometidos los soldados conscriptos en tiempo de dictadura militar y por lo tanto hay mucha gente que tiene secuelas. Esperamos que esto se de a conocer a la luz pública y que de una vez por todas realmente se conozca lo que pasó con los jóvenes que cumplieron con su deber patrio en el tiempo de dictadura militar.”

¿Han presentado estos antecedentes a las autoridades para que atiendan sus demandas o ésta es una reivindicación que emerge recién de forma organizada?

“Lamentablemente el gobierno no ha tenido la voluntad de solucionar este problema. Les hemos entregado todos los antecedentes, venimos tres años trabajando en distintos ministerios, hemos estado en la cámara de diputados, en la cámara del senado, en distintas comisiones. El gobierno, a través del ministerio del interior, reconoce la calidad de víctimas de violaciones a los derechos humanos a toda la gente que hizo el servicio militar dentro del periodo de dictadura. Sin embargo, no ha tenido la capacidad de reparar a miles de jóvenes que cumplieron con su servicio militar, ni tampoco ha tenido la voluntad de reparar a todos los soldados que fallecieron dentro de los cuarteles.”

En las últimas semanas, a propósito de las demandas por el pago de la deuda histórica de los profesores, el Ministro de Defensa Francisco Vidal ha señalado en distintos medios la petición de la agrupación de reservistas como un ejemplo de solicitudes que el gobierno no puede abordar.

Foto de Jorge Díaz

MURALES EN LA ESCUELA MEXICO: “Son un Ejemplo de Muralismo, no solo Mexicano sino Universal”


Entrevista a David Oviedo, jefe de restauración de los murales de la emblemática escuela chillaneja, recién expuestos nuevamente al público.

Por Pilar Saavedra y
Jorge Díaz

En 1939 un fuerte sismo sacudió la ciudad de Chillán dejando miles de muertos y la ciudad en ruinas. A raíz de este antecedente, el gobierno de México, donó una escuela a la ciudad, la que se llamó “Escuela México”. Fue inaugurada el 25 de marzo de 1942, tras 2 años de trabajos.

Gracias a la gestión de Pablo Neruda, David Alfaro Siqueiros y Xavier Guerrero llegaron hasta Chillán, con la misión de plasmar la historia de los dos países en los murales de la nueva escuela. Son precisamente estas dos obras las que, luego de un proceso de restauración, están a punto de volver a ser exhibidas al público, labor en la que se ha vuelto a involucrar el gobierno de México y el de Chile.

Conversamos con David Oviedo Jiménez, profesional del Centro de Restauración y Conservación de Obras Artísticas dependiente del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, quien ha estado a cargo del proceso de restauración.

¿Qué te ha parecido la experiencia de trabajar en la restaura-ción de estas obras?

Este mural, en el caso de la ciudad de Chillán, es emblemático para la ciudad, entonces en la ciudadanía hemos notado que tiene mucha expectación por la restauración de la obra, y todo el mundo sabe de la existencia del mural de Siqueiros.

Es una experiencia trascendental en mi carrera de restaurador, pues muy fructífera. Es un orgullo y es una impresión muy grata que en un lugar tan recóndito de México exista una obra de este par de autores tan relevantes en México, sobretodo con las características que tienen estas obras.

¿Cuál es la importancia del muralismo en México?

El muralismo en México surge de la post Revolución Mexicana. Los intelectuales en México se dieron cuenta que había que volver a nuestras raíces, entonces se enfatiza el indigenismo en México, y dejamos de ver al extranjero, de voltear hacia el extranjero y nos dedicamos a ver nuestro origen, nuestra forma de convivencia en México.

El arte muralista también tuvo una función didáctica: como la gente es muy escéptica de entrar a los museos, se va convirtiendo en un arte elitista, para pocos. Entonces es hacer al público partícipe de él, accederlo a las manifestaciones artísticas. Por eso es que se convoca a productores de obra a pintar sobre los muros de los edificios públicos, con la finalidad que el pueblo tenga acceso a estas lecturas, además de que en estos murales se retrata la historia de las regiones, el origen y el futuro, la pretensión política de entonces.

Cuéntanos sobre el estado en que encontraron el mural y como ha sido el proceso de restauración

Ha sido intervenido en dos ocasiones anteriormente, de manera afortunada, aunque no había los criterios que se manejan ahora de restauración que son de la mínima intervención, por ejemplo.

Los materiales tienen que tener siempre las características de reversibilidad, es decir, que se puedan eliminar en cualquier momento con el fin de no dañar la obra original y también tienen que tener compatibilidad con los materiales usados originalmente.

Por ejemplo, en relación a la limpieza se hacen diversas pruebas, con diversos diluyentes con el fin de no alterar la patina original, por ejemplo, pero de manera que la obra luzca.

¿Qué cuidados deberán considerarse para que los efectos y resultados de la restauración perduren?

Después de que se entrega la obra se tiene que cumplir con ciertos requerimientos museográficos y de eso dependerá su estado de conservación. Estas medidas antes que nada son de índole preventiva, como son procurar que la obra permanezca con un clima y humedad determinado, una humedad y una temperatura constantes. Aquí lo que más afectó la obra, aparte de que hubo unas humedades que en la actualidad están erradicadas, fueron los cambios bruscos de temperatura y humedad de la ciudad de Chillán.

Se van a colocar unos filtros UV en las ventanas, unas persianas enrollables. También se planteó el contar con la iluminación adecuada.

De acuerdo a tu expertise ¿cuáles son las características que hacen valioso este mural?:

Como mencioné antes, este mural es un “par de aguas” en la trayectoria del autor Siqueiros. Es aquí donde empieza a trabajar con planchas de madera, experimenta con nuevos materiales como la piroxilina -que ahora se llama laca automotiva-, utiliza el aspersor como medio de producción, combinando las brochas con el pincel de aire, experimentó su perspectiva poliangular, es decir, es un ejemplo de muralismo, no solo mexicano sino universal.

En términos de contenido, aquí su temática, veladamente, habla del sometimiento de los pueblos originarios ante los conquistadores y también habla de sus próceres que dieron libertad y patria tanto al pueblo de Chile como al pueblo de México y hay una integración, como una comunión entre ambos países. Similitudes culturales.

¿Qué nos puedes decir de los autores de estos murales?

Siqueiros fue un revolucionario… su sentir como individuo, preocupado por las diferencias sociales, fue un hombre universal y leal a sus convicciones políticas, un humanista… Un perseguido también por gobiernos autoritarios. Es decir, fue un luchador del cual estamos muy orgullosos en México, de su aporte tanto cultural como de combatiente social.

En el caso de Xavier Guerrero, no se le da la misma importancia como a Siqueiros. Se conoce poco de su obra, sobretodo fuera de México, porque su vida fue muy corta, pero también él fue un luchador social. Guerrero y Siqueiros, junto con otros autores formaron un periódico en México que se llama “El Machete”, fue un periódico que participó de la Revolución Mexicana. Además Guerrero era un conocedor de la técnica del fresco por su trayectoria y por su origen como artesano, venía de una familia de artesanos constructores. Entonces él manejaba muy bien las técnicas.

¿Cómo percibes la vinculación de Chillán con estas piezas de la escuela México?

En ese sentido, el pueblo es el custodio de la obra. En la medida que el pueblo esté consciente del patrimonio que tiene, en ese sentido lo va a ir preservando y dándole difusión para las futuras generaciones.

Fotos de Jorge Díaz

SACERDOTE CATÓLICO APOYA MANUAL DE EDUCACIÓN SEXUAL PARA LA DIVERSIDAD


“Este libro, que es para todos, es cristiano, porque cristiano es todo aquello que camina a la verdad" señaló el religioso y sicólogo durante la presentación del manual del MOVILH.

Por Jorge Díaz

El 13 de julio de este año la ciudad de Chillán fue escenario del lanzamiento para la provincia de Ñuble del manual “Educando en la Diversidad: Orientación Sexual e Identidad de Género en las Aulas” que edita y promueve el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) con el apoyo de la Embajada del Reino de los Países Bajos, la Cooperación Extremeña de la Junta de Extremadura y la Fundación Triángulo, estás dos últimas, entidades españolas.

El hecho no tendría nada de especial, salvo por un antecedente que fue considerado “histórico” por el Presidente del Movilh, Rolando Jiménez: el respaldo dado por el sacerdote católico y director de la Escuela de Psicología de la Universidad del Bío Bío, José Luis Ysern. En efecto, Ysern es el primer presbítero que le da en Chile un apoyo “tan claro a una iniciativa organizada por el movimiento chileno de minorías sexuales para enfrentar la discriminación”, señaló Jiménez.

El padre Ysern, que presentó el texto junto al presidente del Movilh en el Centro de Extensión de la Universidad del Bío-Bío, afirmó durante su intervención que “este libro, que es para todos, es cristiano, y lo digo con toda franqueza, porque cristiano es todo aquello que camina a la verdad. Este libro me invita a respetar a las minorías sexuales y me invita a algo tan importante como es respetar los derechos humanos, que son las garantías de la dignidad humana” agregando “espero que [el manual] sea acogido en todos los lugares donde se difunda. Yo prestaré, por donde llegue, la colaboración para que se trabaje tal como está concebido. Al final del libro se ofrecen una serie de tareas, actividades muy bonitas para trabajar en los colegios”.

El texto, que ha sido rechazado por otros representantes de la iglesia católica y del mundo conservador y tampoco ha contando con el apoyo del ministerio de educación, que a la fecha no posee planes de educación sexual en los establecimientos públicos, tuvo así una importante validación de un actor católico, hito cultural relevante que nos parece apropiado señalar, sobretodo ante la omisión que la mayor parte de los medios de comunicación tuvieron frente al hecho en su minuto.

Agregamos un fragmento del manual, el cual puede ser descargado íntegro como archivo PDF en el sitio oficial del Movilh (www.movilh.cl)


"MITOS Y REALIDADES

Una buena manera de erradicar la discriminación y ser más felices es conociendo que es verdad, mito o estereotipo sobre lo que se dice de otras personas, pues generalmente se excluye por ignorancia. Acá se presentan las realidades y los mitos más comunes en torno a las minorías sexuales.

Mito (M): La homosexualidad y la transexualidad son una elección.

Realidad (R): Nadie elige su orientación sexual o identidad de género. Uno/a es lo que es.


M: La homosexualidad y la transexualidad son enfermedades que pueden ser curables.

R: No son una enfermedad. Las orientaciones sexuales y las diversas identidades de género son tan naturales como la heterosexualidad y por tanto no hay nada que sanar.


M: La homosexualidad y la transexualidad sólo se dan en personas adultas.

R: Las personas van sabiendo y conociendo que son homosexuales o transexuales desde niños o niñas, al igual que los heterosexuales.


M: La homosexualidad o la transexualidad son producto de conflictos familiares, de ausencia de figuras materna o paterna, de algún abuso sexual o de un hecho traumático.

R: Ninguno de esos elementos determina que una persona sea homosexual o transexual. Simplemente se es lo que la naturaleza indica.


M: Sólo los gays son amanerados y las lesbianas amachadas.

R: Toda persona; homosexual, transexual o heterosexual; puede tener comportamientos más masculinos o más femeninos que otros/as.


M: La transexualidad es sinónimo del comercio sexual.

R: Falso. Lo cierto es que algunas personas transexuales ejercen el comercio sexual por falta de oportunidades o discriminación, al igual que cualquier ser humano que desempeñe ese oficio.


M: La homosexualidad y la transexualidad son influenciables o contagiosas.

R: Ninguna orientación sexual o identidad de género se contagia, ni tampoco se influencia.


M: Homosexuales y transexuales están incapacitados/as para ejercer ciertos oficios y profesiones.

R: Toda persona puede desempeñarse en cualquier oficio o profesión. Heterosexua-les, homosexuales o transexuales tienen las mismas capacidades que el resto de las personas.


M: Homosexuales y transexuales son más propensos/as a cometer delitos, en especial de tipo sexual.

R: Los delitos no tienen ninguna relación con la orientación sexual o la identidad de género. Otros factores llevan a las personas a delinquir, al igual como ocurre con los heterosexuales.


M: La homosexualidad y la transexualidad son un pecado.

R: El pecado es un concepto religioso que suele basarse en la Biblia, texto que no concluye nada al respecto.


M: Los intentos por cambiar la homosexualidad o la transexualidad de niños o niñas no provocan trastornos.

R: Los intentos por modificar la naturaleza sexual o de género de cualquier persona puede afectar su vida, con el peligro de llegar al suicidio.


M: Los gays quieren ser o parecer mujeres y las lesbianas, hombres.

R: Los gays son hombres y las lesbianas mujeres y se sienten bien con su sexo. No desean pertenecer a otro.


M: Los gays gustan de todos los hombres y las lesbianas de todas las mujeres

R: El deseo por otras personas en homosexuales, es igual que en los heterosexuales. A nadie le gusta todo el mundo.


M: Homosexuales y transexuales acosan a las personas que les gustan.

R: El acoso puede provenir de cualquier persona y no tiene relación con alguna orientación sexual o identidad de género.


M: El Sida afecta sólo a homosexuales o transexuales.

R: El Sida puede afectar cualquier persona. No hay grupos de riesgo. Sólo conductas de riesgo, como es el no usar correctamente el preservativo en cualquier relación sexual.


M: Homosexuales y transexuales son más eróticos/as, sexualizados/as y promiscuos/as que el resto de las personas.

R: Falso. Cualquier persona, independiente de su orientación sexual o identidad de género, puede presentar conductas más eróticas, sexualizadas o promiscuas que otras.


M: La homosexualidad es distinguible en las personas.

R: La homosexualidad y la heterosexualidad no son distinguibles.


M: Si una persona tiene relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo, tiene más posibilidades de convertirse en gay o lesbiana.

R: Falso. Las conductas sexuales no son lo mismo que las orientaciones sexuales."

Para descargar todo el manual pinche acá.

Créditos de las imágenes:
Pair of Women (Par de mujeres), 1915, Schiele Egon.
Les Deux Baigneuses (Las dos bañistas), 1884, William-Adolphe Bouguereau
Schwules Zweisamkeit im Bett (Unión de parejas gay en la cama), 2006, por KL Hint.
Male Rudes Wrestling (Hombres desnudos luchando), Por John Singer Sargent (1856 - 1925)
Le Sommeil (Dormir), por Gustave Courbet (1819 - 1877)

Publicadas bajo licencia Creative commons.