domingo, 22 de noviembre de 2009

MURALES EN LA ESCUELA MEXICO: “Son un Ejemplo de Muralismo, no solo Mexicano sino Universal”


Entrevista a David Oviedo, jefe de restauración de los murales de la emblemática escuela chillaneja, recién expuestos nuevamente al público.

Por Pilar Saavedra y
Jorge Díaz

En 1939 un fuerte sismo sacudió la ciudad de Chillán dejando miles de muertos y la ciudad en ruinas. A raíz de este antecedente, el gobierno de México, donó una escuela a la ciudad, la que se llamó “Escuela México”. Fue inaugurada el 25 de marzo de 1942, tras 2 años de trabajos.

Gracias a la gestión de Pablo Neruda, David Alfaro Siqueiros y Xavier Guerrero llegaron hasta Chillán, con la misión de plasmar la historia de los dos países en los murales de la nueva escuela. Son precisamente estas dos obras las que, luego de un proceso de restauración, están a punto de volver a ser exhibidas al público, labor en la que se ha vuelto a involucrar el gobierno de México y el de Chile.

Conversamos con David Oviedo Jiménez, profesional del Centro de Restauración y Conservación de Obras Artísticas dependiente del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, quien ha estado a cargo del proceso de restauración.

¿Qué te ha parecido la experiencia de trabajar en la restaura-ción de estas obras?

Este mural, en el caso de la ciudad de Chillán, es emblemático para la ciudad, entonces en la ciudadanía hemos notado que tiene mucha expectación por la restauración de la obra, y todo el mundo sabe de la existencia del mural de Siqueiros.

Es una experiencia trascendental en mi carrera de restaurador, pues muy fructífera. Es un orgullo y es una impresión muy grata que en un lugar tan recóndito de México exista una obra de este par de autores tan relevantes en México, sobretodo con las características que tienen estas obras.

¿Cuál es la importancia del muralismo en México?

El muralismo en México surge de la post Revolución Mexicana. Los intelectuales en México se dieron cuenta que había que volver a nuestras raíces, entonces se enfatiza el indigenismo en México, y dejamos de ver al extranjero, de voltear hacia el extranjero y nos dedicamos a ver nuestro origen, nuestra forma de convivencia en México.

El arte muralista también tuvo una función didáctica: como la gente es muy escéptica de entrar a los museos, se va convirtiendo en un arte elitista, para pocos. Entonces es hacer al público partícipe de él, accederlo a las manifestaciones artísticas. Por eso es que se convoca a productores de obra a pintar sobre los muros de los edificios públicos, con la finalidad que el pueblo tenga acceso a estas lecturas, además de que en estos murales se retrata la historia de las regiones, el origen y el futuro, la pretensión política de entonces.

Cuéntanos sobre el estado en que encontraron el mural y como ha sido el proceso de restauración

Ha sido intervenido en dos ocasiones anteriormente, de manera afortunada, aunque no había los criterios que se manejan ahora de restauración que son de la mínima intervención, por ejemplo.

Los materiales tienen que tener siempre las características de reversibilidad, es decir, que se puedan eliminar en cualquier momento con el fin de no dañar la obra original y también tienen que tener compatibilidad con los materiales usados originalmente.

Por ejemplo, en relación a la limpieza se hacen diversas pruebas, con diversos diluyentes con el fin de no alterar la patina original, por ejemplo, pero de manera que la obra luzca.

¿Qué cuidados deberán considerarse para que los efectos y resultados de la restauración perduren?

Después de que se entrega la obra se tiene que cumplir con ciertos requerimientos museográficos y de eso dependerá su estado de conservación. Estas medidas antes que nada son de índole preventiva, como son procurar que la obra permanezca con un clima y humedad determinado, una humedad y una temperatura constantes. Aquí lo que más afectó la obra, aparte de que hubo unas humedades que en la actualidad están erradicadas, fueron los cambios bruscos de temperatura y humedad de la ciudad de Chillán.

Se van a colocar unos filtros UV en las ventanas, unas persianas enrollables. También se planteó el contar con la iluminación adecuada.

De acuerdo a tu expertise ¿cuáles son las características que hacen valioso este mural?:

Como mencioné antes, este mural es un “par de aguas” en la trayectoria del autor Siqueiros. Es aquí donde empieza a trabajar con planchas de madera, experimenta con nuevos materiales como la piroxilina -que ahora se llama laca automotiva-, utiliza el aspersor como medio de producción, combinando las brochas con el pincel de aire, experimentó su perspectiva poliangular, es decir, es un ejemplo de muralismo, no solo mexicano sino universal.

En términos de contenido, aquí su temática, veladamente, habla del sometimiento de los pueblos originarios ante los conquistadores y también habla de sus próceres que dieron libertad y patria tanto al pueblo de Chile como al pueblo de México y hay una integración, como una comunión entre ambos países. Similitudes culturales.

¿Qué nos puedes decir de los autores de estos murales?

Siqueiros fue un revolucionario… su sentir como individuo, preocupado por las diferencias sociales, fue un hombre universal y leal a sus convicciones políticas, un humanista… Un perseguido también por gobiernos autoritarios. Es decir, fue un luchador del cual estamos muy orgullosos en México, de su aporte tanto cultural como de combatiente social.

En el caso de Xavier Guerrero, no se le da la misma importancia como a Siqueiros. Se conoce poco de su obra, sobretodo fuera de México, porque su vida fue muy corta, pero también él fue un luchador social. Guerrero y Siqueiros, junto con otros autores formaron un periódico en México que se llama “El Machete”, fue un periódico que participó de la Revolución Mexicana. Además Guerrero era un conocedor de la técnica del fresco por su trayectoria y por su origen como artesano, venía de una familia de artesanos constructores. Entonces él manejaba muy bien las técnicas.

¿Cómo percibes la vinculación de Chillán con estas piezas de la escuela México?

En ese sentido, el pueblo es el custodio de la obra. En la medida que el pueblo esté consciente del patrimonio que tiene, en ese sentido lo va a ir preservando y dándole difusión para las futuras generaciones.

Fotos de Jorge Díaz