miércoles, 30 de septiembre de 2009

MI VIEJA CASA DE CAMPO*


Por Fernando Jirón Durán

Se ha quedado en el olvido
te recuerdo con encanto
mi vieja casa de campo
en donde yo fui nacido
cómo olvidar los ladridos
de mis perros regalones
aquellos viejos chonchones
que alumbró mi casa vieja
con su techumbre de teja
y las paredes de adobe

En esa vieja cocina
comíamos chancho en piedra
pa`l mate usaban la yerba
p`al tomar con las vecinas
rica leche con harina
tomábamos los chicuelos
gruesa leña de ciruelo
picábamos todo el día
pa` preparar la comi`a
en la cocina en el suelo.

Entre medio de canales
un corral para los chanchos
más al fondo había un rancho
pa` encerrar los animales
a la sombra de los nogales
donde ensillaba mi overa
se mantenían las colmenas
con la flor de los cerezos
la estera llena de queso
las mantenía mi agüela

Cerca del rancho una estaca
para amarrar el ternero
cerquita del gallinero
ordeñábamos la vaca
había una perra flaca
una gallina crestota
una manca percherona
para cultivar la huerta
había un guater sin puerta
entre medio de las moras.

DESPEDIDA

Aquí va la despedida
con un poco de quebranto
mi vieja casa de campo
te recuerdo cada día
no está la chancha pari`a
ni la huerta con zapallo
ya nadie ocupa el caballo
pa` cultivar los porotos
ni despertarnos tampoco
con el canto de los gallos.
_______________
* Del libro “Septiembre viene cantando”, del autor,
Editado por Primeros Pasos Ediciones. Fotografía de Jorge Díaz