miércoles, 30 de septiembre de 2009

Iglesia y Casa Parroquial de Guacarhue: Un tesoro escondido en el Valle Central de Chile


De hermosa construcción neoclásica y diseñada por el famoso arquitecto italiano Joaquín Toesca en el siglo XVIII (el mismo que diseñó la Casa de Moneda), la Iglesia es una de las más antiguas del Valle del Cachapoal, habiendo sido declarada Monumento Nacional el 16 de agosto de 1991, fecha en la cual también se declaró Zona Típica al pueblo de Guacarhue, específicamente a su plaza principal.

Por María Antonia Pulgar Saldaña
Licenciada en Arte
Magíster © en Historia del Arte
Fotografías de Pablo Vásquez Pavéz


La Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Guacarhue es un templo construido hacia fines del siglo XVIII.

A pesar de encontrarse en buen estado de conservación -si se compara a otras construcciones de la época-, el templo espera, pacientemente, ser valorado en su real significado devocional, histórico y patrimonial por los habitantes de la Región de O’Higgins y del país.

Esperamos que este artículo contribuya con un grano de arena a la difusión de este valor en nuestra región, para mostrar el por qué es una joya.

Reseña histórica

Formando parte de la ruta patrimonial Camino Real a la Frontera, senda que realiza un recorrido histórico por la antigua vía de comunicación del Reino de Chile durante la Época Colonial y que unía a las ciudades ubicadas entre Santiago y Concepción, se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario en la pintoresca localidad de Guacarhue. La denominación del pueblo se debe al nombre del Curaca que gobernaba esas tierras a la llegada de los españoles, cuyo significado alude a “distrito de bienes” o “lugar de huacas (sagradas)”. De acuerdo al historiador y vicario de Guacarhue, don Elías Lizana, Guacarhue se define como “lugar de tesoros”.

Y sin duda que lo es: la iglesia y la Casa Parroquial de Guacargüe guardan numerosos tesoros coloniales, a los cuales se suman el resto de las viviendas que forman el casco histórico del pueblo, cuyo antiguo trazado se conserva hasta hoy.

El templo, la casa parroquial y su entorno constituyen un testimonio histórico de las antiguas formas de vida que se desarrollaron en esta zona, la que al presente afronta una situación de desconocimiento e ignorancia en su valor por la gran mayoría de los habitantes de nuestra Región de O´Higgins, lo que quizás se deba muchas veces a la falta de información y educación a la que está afecta esta misma población. No obstante, hoy está en manos nuestras valorar y conservar estos tesoros re-descubiertos, guardados durante mucho tiempo en las memorias de quienes lo heredaron antes que nosotros.

La Iglesia: Monumento Nacional

La Iglesia es una de las más antiguas del Valle del Cachapoal, habiendo sido declarada Monumento Nacional el 16 de agosto de 1991, fecha en la cual también se declaró Zona Típica al pueblo de Guacarhue, específicamente a su plaza principal.

Existen antecedentes que esta construcción se originó a petición de un párroco de apellido Rojas en 1793. Posee gran similitud con otra construcción de la zona, la iglesia de Pichidegua, de la que se considera gemela, ya que su arquitecto fue el mismo (Joaquín Toesca). No obstante, el costo y envergadura de esta última fue menor (casi la mitad, en comparación con la de Guacarhue).

Diseño de la Iglesia

De hermosa construcción neoclásica, diseñada por el famoso arquitecto italiano Joaquín Toesca en el siglo XVIII (el mismo que construyó la Casa de Moneda, hoy Palacio de Gobierno de Chile), fue levantada entre los años 1793 y 1796, tras petición del párroco Rojas, como se dijo. Según cuenta una leyenda, Toesca habría donado el diseño del Templo en señal de agradecimiento por el mejoramiento de la salud de su madre (o de su esposa, según otras fuentes) en estas tierras.

La estructura original del templo fue destruida por el terremoto de 1835, pero ese mismo año fue reconstruida fielmente según el diseño inicial, acto realmente notable para la época, facilitado ya que aún se conservaban los planos originales, situación que en la actualidad no sucede. Hoy sólo se cuenta con un levantamiento que hizo el Padre benedictino, historiador y arquitecto, Gabriel Guarda con el estado actual de la misma, a la que se le han hecho algunas pocas intervenciones.

La iglesia, está construida sobre un nivel de cuatro peldaños ubicados en el frontis del edificio, donde se encuentra la puerta principal y la torre, que tan bien la caracteriza. Posee dos naves, la principal y otra lateral que se encuentra perpendicular a la primera, con el altar en el cruce de ambas.

El templo está junto a la plaza, la que se encuentra situada al lado izquierdo de éste, poblada con palmeras y un curioso trazado que tiene en su centro a la Virgen y que, a su vez, permite resaltar la silueta de la gran Casa Parroquial. Sin embargo, es el templo el que desde su frontis domina la plaza parroquial y la calle principal del pueblo presentándose, en contraste, como remate si se deambula desde el sentido contrario por la calle principal hacia el pueblo de Quinta de Tilcoco, nombre con el que se denomina la Comuna a la que pertenece este tesoro.

Reliquias Coloniales de la Iglesia

Entre las reliquias con que cuenta la iglesia se encuentran auténticas imágenes coloniales, conservadas en este lugar desde aquella época y que, posiblemente, fueron traídas (al menos algunas de ellas) por los padres Dominicos. Debido a su antigüedad, se cree que no corresponderían a un arte mestizo.

Una de ellas es la imagen de la patrona de la parroquia, Nuestra Señora del Rosario. Existe otra imagen de la Virgen del Rosario que antecede a la construcción del mismo templo, pues data de 1600, pero que se encuentra vestida en la actualidad como la Señora de la Merced. También existe un Cristo Crucificado, otro Cristo en el Calvario, ubicado en la nave lateral, con dos figuras de pié, San Francisco y San José. Una pila bautismal de mármol y una hermosa y gran custodia, que se encuentra en un carro antiquísimo para salir en procesión.

Otra pieza importante es un fanal con el Niño Jesús, exhibido frente al altar, que corresponde también a la época de la Colonia -y que, por muchos años fue protegido por las hermanas Miranda-. Data aproximadamente del año 1700. Su base no es la original, pero el vidrio sí; al Niño Jesús le faltan las potencias o rayos, que posiblemente eran de plata.

Devoción a Jesús de la Misericordia

Actualmente el párroco, don Héctor Pulgar, ha instaurado hace alrededor de dos años la devoción a Jesús de la Misericordia en la Iglesia. Para tal efecto existe en su interior un cuadro con la imagen de éste, específicamente en la pared oriente de la nave central, con su respectivo altar.

Casa Parroquial y Oratorio con reliquia

La Casa Parroquial, que se ubica alrededor de la plaza de la misma denominación, se encuentra en muy buen estado, pues ha sido objeto de un proceso de restauración y hermoseamiento, como arreglos y modificaciones internas por el actual párroco. Es agradable recorrer las dependencias de ésta casa y ser testigo de la preocupación por el aseo y ornato que actualmente posee, destacándose la sobriedad y buen gusto con la que ha sido refaccionada.

En cuanto a las modificaciones internas de la Casa Parroquial, éstas se han remitido a bajar la altura del encielado y subdividir internamente algunas dependencias más amplias, sin dañar su estructura original. Todo ello, con el fin de hacerla más confortable. Incluso, se ha conservado en ella un salón de reuniones que se encuentra en un muy buen estado.

Una dependencia nueva, nacida de éste reordenamiento interno y de gran importancia dentro de la estructura de la Casa Parroquial, es el oratorio, creado con la autorización del Obispado de Rancagua y que contiene en su interior una reliquia ósea (Ex Ossibus) de un santo de la Iglesia Universal.

El Párroco y sus anhelos

El párroco actual de la iglesia, Padre Héctor Pulgar Quintanilla, sacerdote diocesano, que además es Secretario, Canciller y Notario del Obispado de Rancagua, lleva tres años a cargo de la Parroquia de Guacarhue y tiene como gran anhelo llevar a cabo una restauración de gran calidad de la misma, proceso en el cual se conserve y exprese fielmente lo diseñado por Joaquín Toesca: ser un lugar de oración y encuentro de los lugareños y visitantes. Por otra parte, el padre Pulgar también desea mantener lo más fidedignamente posible las líneas arquitectónicas y, si fuera posible, construir en el interior de la Parroquia una gruta para la virgen en el corredor de la nave lateral. Esto sin dañar la estructura de la iglesia. Todo ello en relación con un objetivo primordial: favorecer la salud espiritual de sus fieles.

Previamente, a la llegada del padre Pulgar, nunca se había realizado una restauración del edificio, al cual sólo se había cambiado la techumbre. Una de sus mayores aspiraciones es recuperar el piso logrando el mayor parecido al original, ya que hace unos 17 o 20 años el anterior sacerdote a cargo, padre José Domingo Arévalo, cambió el original, por uno de batuco, afectando la originalidad de la estructura en sí misma.

Otro punto importante es la restauración del retablo principal, el cual se encuentra inclinado hacia adelante y con capas de pintura encima no pertinentes al original. El sacerdote espera también recuperar para el templo el altar para celebrar la misa, el cual había sido colocado luego del Concilio Vaticano II, y que ahora se encuentra en otra parroquia de la localidad, sin ningún uso litúrgico. Este altar original fue usado una vez que el Concilio Vaticano II dispuso celebrar la misa frente a los fieles, y es de moldura tipo “pecho de paloma”.

Otro punto notable es el interés por restaurar el campanario, construido en madera de roble y que corre peligro debido al estrago que han hecho las palomas en él. La restauración espera también a las puertas y la finalización del altar de la nave lateral, entre otras cosas.

El Futuro Proyecto de Restauración

En la actualidad se está gestionando una próxima restauración de la iglesia por parte de la I. Municipa-lidad de Quinta de Tilcoco, iniciativa emanada de su actual Alcalde don Nelson Barrios Oróstegui, quien ya cuenta con la aprobación de los fondos concursables FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional) para realizar un estudio de diseño de restauración del templo, montos que ascienden a 25 millones de pesos.

Posterior a este estudio se llevará a cabo una licitación para elegir a la empresa que se haga cargo de la restauración. Esto último ya para el 2011.

Notable e importante ha sido la intervención del alcalde de la comuna, don Nelson Barrios. La recuperación y conservación de un monumento nacional constituye todo un símbolo y un ejemplo de la valoración de los bienes propios de nuestra región.
___________
Fotografías Parroquia de Guacarhue, por Pablo Vásquez Pavéz