miércoles, 30 de septiembre de 2009

AFPs ¿Ya pasó el Ventarrón?


“Luego de las sucesivas caídas en las bolsas mundiales y debido a los fuertes estímulos de política fiscal y monetaria en gran parte de los países, se han observado ciertos signos de recuperación en las bolsas, aumentos en la rentabilidad que podrían obedecer a un “veranito de San Juan” o a una recuperación permanente”

Por René Fernández Montt*

Hace algo más de un año, diversos sectores no oficialistas anunciaban que la crisis se instalaría en el país. La lentitud de reacción o también algunas falencias del sistema previsional, pues jamás se había observado su comportamiento en el contexto de una crisis de esta magnitud, generó pérdidas millonarias a gran parte de los chilenos que tenían sus ahorros previsionales en los fondos de mayor riesgo. En un año, el fondo A perdió aproximadamente el 40% de lo acumulado (fondo que había obtenido cifras cercanas al 10% durante el 2007), con graves consecuencias para las personas, tales como el deber postergar la edad planificada para la jubilación o quizás asumir obtener una pensión muy inferior a lo que se proyectaba con anterioridad a la crisis.

Gran parte de las personas se despreocupa de este tema y sólo cuando escuchan los noticieros anunciando grandes pérdidas o al momento de pensionarse, se enteran que podrían haber hecho algo.

El problema es grave, eso está claro y, por ello, las propuestas de solución se plantearon en dos carriles: el reformista y el individualista. El primero es fundamental, pues las reformas buscan ayudar a todos y a cada uno de los chilenos a enfrentar diversas situaciones y en el fondo a maximizar su bienestar. Por otro lado, el camino individualista es más cortoplacista, pero posee la gran ventaja de permitir enfrentar la coyuntura sin pérdidas abrumadoras.

En ningún caso se trata de elegir un camino u otro, sino que, claramente, son complementarios. Así las cosas, se estudian diversas formas de perfeccionamiento al sistema previsional post crisis sub prime, dentro de las que se encontrarían: la AFP estatal, la disminución de los límites de exposición a renta variable, creación de nuevos fondos para diversificar aún en mayor medida el riesgo o, incluso, un interesante proyecto de ley del Senador Carlos Ominami que establece el derecho de los trabajadores a elegir el sistema previsional al que deseen acogerse.

Ahora bien, como aún se estudian las medidas a implementar –pues, debido a la relevancia de las mismas, sería un despropósito apresurarse, más aún si es que gran parte del mundo financiero considera que ya pasó lo peor de la crisis- la alternativa de solución está en propuestas privadas.

Una manera sugerida por diversos sectores, dentro de los que se encuentra SYNAD , para evitar las pérdidas millonarias fue traspasar todo el saldo previsional al Fondo E apenas se oían rumores de crisis. Es así como, incluso, diversas asociaciones sindicales recomendaban volver al Fondo E, pero estos últimos actuaron con algo de desfase, es decir al medio de la crisis, donde era cuestionable la conveniencia de hacerlo.

Sin embargo, tanto si usted llegó al Fondo E al inicio de la crisis como si lo hizo meses después debido a la sugerencia de algún sindicato o conocido, quizás debió haberse cuestionado en marzo la presencia en dicho multifondo. ¿Por qué?

Un dato de gran relevancia es que el Fondo A rentó 4,36% promedio en el mes de marzo, mientras que el Fondo E descendió un 0,09% promedio. Previamente, el Fondo E obtuvo rentabilidades muy altas, de hecho acumula un 6,06% durante el 2009. ¿Ese fue el momento de inflexión? ¿Se está iniciando la recuperación de la Bolsa Local y, por consecuencia, de los Fondos de mayor riesgo o se trata de un “veranito de San Juan”?

Resolver estas interrogantes no es tan sencillo, pero un dato decisor es que las dos situaciones necesarias para que la renta fija (estructura de más del 95% en el Fondo E) aumente ya han ocurrido y ellas son:

a) Descensos en tasa de Política Monetaria del Banco Central.
b) Aumento en los bonos corporativos que mantienen las administradoras.

Con respecto a estos puntos, es necesario señalar que debido a que la tasa posee poco margen de operabilidad para futuros descensos, en el segundo semestre, al haber inflación positiva, la renta fija perderá atractivo. En dicho momento, mantenerse en los Fondos E no será tan recomendable.

Así, luego de las sucesivas caídas en las bolsas mundiales y debido a los fuertes estímulos de política fiscal y monetaria en gran parte de los países, se han observado ciertos signos de recuperación en las bolsas, aumentos en la rentabilidad que podrían obedecer a un “veranito de San Juan” o a una recuperación permanente.

¿Qué tenemos en concreto?

Todo el mundo está de acuerdo en que tenemos crisis para rato, pero lo que también es claro, es que las acciones reaccionan con anterioridad a la recuperación de la economía en general.

Existe evidencia empírica de períodos de recuperación económica y se ha cotejado que los valores de las acciones repuntan algunos trimestres antes que la recuperación económica, (algo más de tres trimestres en promedio).

Debido a ello, si se hablara de que la recuperación económica comenzará con el 2010, podríamos señalar que las acciones han mostrado signos de recuperación, por tanto podemos hablar de la conveniencia de haber vuelto a los fondos riesgosos hace algún tiempo.

Los primeros señalan que debido al excesivo aumento que han tenido las acciones locales en las últimas semanas, es probable que éstas sufran un ajuste, es decir, un fuerte descenso, tal y como sucedió durante la crisis asiática. El segundo grupo señala que los precios históricos de las acciones aún no han sido alcanzados y por tanto, existe un margen para que los valores continúen aumentando.

Como se ha visto, el comportamiento del año 2008 es absolutamente contradictorio con el del 2007, donde hubo bonanza. Por ello se hace imprescindible un monitoreo del comportamiento de los fondos, de lo contrario cuando algunos digan “…es recomendable volver a la renta fija…”, probablemente usted ya haya perdido una parte importante de su futura pensión.

¿Cómo será la rentabilidad durante lo que queda de 2009?

Para lo que resta de año, la situación se torna aún más complicada pues se pronostica un período de inestabilidad, es decir, que potencialmente puede generar grandes ganancias en algunos meses, así como en otros puede generar enormes descensos de su capital, ¿Está preparado para enfrentar este período?

* El autor es Miembro del staff académico del Informe de Coyuntura Financiera y miembro del Directorio de Expertos del Departamento de Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Santiago de Chile. Colaborador del Grupo de Investigación EUMED de la Universidad de Málaga.
___________
Fotografía de Jorge Díaz Arroyo