domingo, 12 de abril de 2009

Pateando Relojes


Rafael Henríquez*

Lento, más rápido es el tiempo,
más que lo usual,
menos que un segundo,
pateando relojes,
en esquinas de pueblo,
trenes, gentes y noche.

Soportando el calor con métodos inefectivos,
al subir escalones, goteras desiguales,
blancas huellas,
playa y polvo, verano y vereda,
grasa, seda y tul,
poleras y shorts mojados,
cansancio, calor y sueño.

Se pasa la vida,
en miradas de pequeños,
la mía en minutos viejos.

Débiles, en acciones,
como relojes llenos de rubíes,
enfrentados al cuarzo,
aquel de números grises,
aplomados, negros, cortos,
ellos, tecnológicos,
creen que vencieron.

* Del libro del autor “Palabras Contenidas” de Manual Ediciones, 2008.