lunes, 2 de marzo de 2009

“Colectivo Prende”: ¡Ellos Quieren Incendiar Rancagua!

Nerón incendió Roma. No es el único que ha querido “prender” su ciudad, pero hay quienes lo hacen de distinta forma, y, por cierto, con diferentes intenciones.

Las monótonas y letárgicas tardes Rancagüinas han venido recibiendo, de un tiempo a esta parte, una agenda cultural, ciudadana y artística extrañamente atractiva y novedosa.

Quienes están detrás de gran parte de estas actividades -ya sea como organizadores o colaboradores- son un grupo de jóvenes rancagüinos, casi todos profesionales que luego de estudiar fuera han vuelto a la capital regional dispuestos a cambiarle la cara a la ciudad.

Se llaman “Colectivo Prende” y su objetivo es incendiar Rancagua
… En sentido figurado, claro está.

Acá nos cuentan en primera persona quienes son y las motivaciones y circunstancias en que formaron parte del Colectivo.

Por Jorge Díaz Arroyo,
Profesor.

Las propuestas de Prende son novedosas para lo que se acostumbra ver en “cartelera” en Rancagua. Los miembros del Colectivo afirman que tampoco sus iniciativas son para “todo el público”, sino para un nicho que estaba desatendido en la capital regional. En el fondo ellos desarrollan los eventos e iniciativas que a ellos mismos les gustaría encontrar como público.

Tampoco, dicen, van por ahí como “artistas”, no al menos como el clásico arquetipo del incomprendido y atormentado que se lamenta de la falta de oportunidades y público. “Ya no está de moda el arte gris, pesimista -diagnostican- sino ahora está de moda ser feliz, un arte con una expresión vitalista”. El grupo sabe que vivimos en el mundo de la comunicación, y refuerzan muy bien sus iniciativas en ese ámbito.

En un principio, costaba mucho que les publicaran sus actividades, hasta que optaron por enviar las noticias redactadas en los comunicados de prensa, lo mismo las fotos y notas de televisión. Básicamente la pega de los medios era cortar y pegar. Esta pereza de los medios locales dicen que de a poco se ha ido superando. Dan por ejemplo al diario el Tipógrafo, donde dicen "hay buenas periodistas a cargo del área cultura".

Su primer producto fue El Incendio periódico semanal de contenido cultural y actualidad. Pasó del original formato impreso (a modo de pasquín) a una suerte de blog noticiosos y de opinión del Colectivo.

Además cuentan con PrendeTv a la que conciben como una televisión para el desarrollo, ya que “no existe desarrollo local, si no hay estrategia de comunicación local”. El canal (digital) con contenidos de producción propia presenta temáticas culturales, artísticas, de debate, reflexión, visibilización de minorías, etc.

Entre las actividades que han desarrollado se encuentran ciclos de cine social y documental (varias temporadas), Verano Prende para afrontar las vacaciones con una interesante y variada agenda, FondaRock, Rancagua es un Chiste (Que toma prestado el formato de monólogos del Club de la Comedia), así como apoyo a iniciativas y montajes de otras agrupaciones.

Estos son algunos de los miembros del Colectivo Prende ( Faltan Eva, Rubén, Néstor, Lequian y PaViTo). De sus propios testimonios se visualiza el ideario del grupo, así como su evolución y modo de trabajo. Conozcámoslos:

Soy Gonzalo Montecinos, Aquí estudié en el O’Higgins, y salí del Manuel de Salas. Soy Comunicador Audiovisual del Duoc de Santiago, aunque no titulado. Egresé el 2004, el 2005 estuve en el norte haciendo la práctica; y aquí llegué a Rancagua como de paso, para el verano del 2006.

Ahí yo partí con una idea que tienen muchos de los que llegan: “Oye, estamos en Rancagua y qué onda, y que en esa edad tu también estai como pensando, que hago y todo eso.

Yo había estado en Servicio País, en Prácticas País, y ese proceso para mi fue súper enriquecedor. La última práctica la hice en San Pedro de Atacama y allá pasaba un proceso súper interesante que era la revalorización de “su” lugar, para la gente de allá; y todos los atacameños estaban incluso volviendo a su pueblo o revalorizando el pueblo de origen de sus papás o de sus abuelos. Y yo creo que inconscientemente eso también estuvo en mí.

Entonces me vine ese verano acá a Rancagua para estar con mi familia y nos encontramos acá con un grupo de personas que estábamos en la misma, que estábamos volviendo de la Universidad y que estábamos asistiendo a la Universidad de Verano que era una actividad que se hacía acá en Rancagua, organizada por un concejal, y que era una instancia ya interesante dentro de la nada que existía en Rancagua, y nosotros fuimos -eran charlas-, ese día el tema se trataba de las comunicaciones, conocimos a unos periodistas, haciendo algunas preguntas medias “agujas” ¡y éramos los únicos! Y ahí nos empezamos a reconocer y nos contactamos, y después de la charla nos fuimos a tomar un “refrigerio”, y de ahí salió la idea de un colectivo local.

Igual trabajamos harto en esa época para darle onda y sentido al asunto, pero yo creo que eso se lo fue dando el mismo tiempo, la gente que se fue incorporando.

Igual la idea del colectivo no es que seamos una jerarquía tan clara, la idea es que todos seamos parte de todo. Quizás como yo soy el único de los fundadores que va quedando y me interesa ese tema.

De mí surgen más que nada las ideas y también los contactos.

Yo soy Constanza Cale, me dicen Coto, tengo 27 años, soy Actriz, Bachiller en Ciencias Sociales, en la Universidad Católica. Estudié en el Liceo Oscar Castro.

El momento de vida que estaba viviendo tiene mucho que ver con por qué entré al colectivo y por qué me vine a Rancagua, también. Estaba como muy estresada en Santiago, dirigiendo una obra, como muy confundida, como con un sin sentido de lo que estaba haciendo.

En el verano del 2007 mi hermana chica me invitó al ciclo de cine que se estaba haciendo en el Viejo Rancagua, y llegué al ciclo y caché que había un grupo de gente que estaba haciendo cosas acá y también encontré que la postura y la forma como lo estaban haciendo era como una buena postura, una buena forma de hacer las cosas, con la cual no me había encontrado antes en Rancagua. Yo tenía la experiencia de ver cosas como muy a medias. Me llamó mucho la atención, bueno hubo como una atracción personal hacia Gonzalo que eso igual tuvo mucho que ver (risas) pero si es verdad poh (defiende también con risa) si igual esto es como “arte y vida”. Y ahí empecé a interesarme en el colectivo, a cachar la onda. Le pedí ayuda al Gonzalo con mi obra, y como que me uní al colectivo, pero como en abstracto, porque yo estaba allá. Hacían reuniones y yo no podía venir, y al final hasta que en mayo empecé a participar mucho más y tomé la decisión de venirme a Rancagua, también por la gente del Colectivo, porque venía a hacer algo que tenía mucho más sentido para mi que estar luchando allá, porque aunque tenía muchas facilidades para moverme en Santiago en lo cultural, pero a la vez no tenía mucho sentido, porque allá ya estaba todo hecho.

Se supone que soy la productora general que en verdad es como que todos hacemos un poco de todo, como entre gestión, los proyectos, yo como que igual opero harto como de secretaria, como que llevo un poco las actas, y como que siempre estoy recordando las fechas bueno, de todo.

Soy María José León, 25 años, estudié en el Colegio La Merced y 3º y 4º medio en el Liceo Oscar Castro, Lic. en Arte en la Universidad Católica de Chile; soy artista visual, tengo un postítulo en Terapias de Arte en la Chile, Diplomado en Gestión Cultural… Terminé mis estudios el 2007.

Vivía en Santiago, volví a Rancagua después de 7 años y no conocía a nadie. Entonces, un día, en un ciclo de cine fui y conocí a los Prende en el Journal, y una amiga conocía a Gonzalo, después me conseguí el número de la Coto, y pregunté quienes eran, que yo me quería meter, porque -menos en arte- yo no conocía a nadie acá. En realidad yo siempre me quejé que no había nada, pero tampoco hice nada antes sola.

Yo trabajo con el Consejo de la Cultura hace años, postulando y ejecutando proyectos. Los invité a la finalización de un taller que realizaba en el Creando Chile en mi Barrio y ahí nos conocimos y empezamos a trabajar juntos. En Prende yo soy más material de apoyo, porque los chiquillos son la cabeza, y más aún ahora que yo volví a Santiago.

Mi nombre es Marissel Gazmuri, estudié en el Oscar Castro también y estudié en la Universidad de Valparaíso. Soy administrador público y actualmente trabajo en la Tesorería General de la República de la región de O’Higgins.

Llegué al colectivo por una invitación de otra miembro muy importante que no está aquí, que se llama Eva Soto. Ella me invitó a participar escribiendo columnas en El Incendio (revista digital del Colectivo) en 2007, y partí piolamente por ahí, y conocí a los chiquillos. Bueno a ellos los conocía, pero carreteando no más. Y después me involucré más seriamente, con los eventos… y hago de todo, soy tramoya, cajera, relacionadora pública, anfitriona.

Mi nombre es Michael Vera, soy Ingeniero Ambiental de la Upla, salí el 2006 y estudié aquí en Rancagua en el Comercial Diego Portales. Empecé a trabajar de forma independiente con un proyecto y bueno, al Colectivo entré el año 2007, en el invierno. Conocí a Gonzalo y a otro integrante que ya no está y ahí empecé a participar, porque yo tenía otra visión que les podía ayudar como más para organizar lo que tenían. Como para dar un paso más, a generar los propios ingresos, una mirada como más empresarial, entre comillas.

Y de ahí me fui metiendo de a poco, de hecho, fue súper divertida la primera reunión, invité a mi polola, Eva, y fue una reunión como de cinco horas, con puras discusiones, y nosotros callados no más, y a partir de eso fuimos como instaurando una forma más operativa para trabajar.

Hasta entonces el funcionamiento del colectivo era como más emocional, entonces eso mismo hacía que fueran discusiones muy largas de cosas, de visiones personales.

Además que, como lo veía yo, era un proyecto como muy voluntario, como muy de trabajo gratis, y todavía lo es, pero a eso mismo había que darle un paso adelante. Desde entonces sucedieron hartos cambios en el grupo y se fue como la mitad de la gente, aunque en buena onda, seguimos viéndonos con muchos igual, porque se fueron por proyectos personales.

Actualmente tienen personalidad jurídica de organización comunitaria (funcional) y están recién dando los primeros pasos de financia-miento (conózcalos más en www.prende.cl).