viernes, 14 de noviembre de 2008

"Esta Nueva Obra a la Familia es Patrimonio de Todos los Renguinos"


Entrevista a Guillermo Torrealba, coautor del Monumento ubicado en la Plaza de Rengo.

En diciembre de 2008 se cumple un año de la inauguración del nuevo Monumento a la Familia, ubicado en la Plaza de Rengo. El original, instalado allí en 1991, fue “obsequiado” por sus autores a la comunidad renguita; no obstante, y pese al respeto, cariño y pertenencia que éste generó en los vecinos, la falta de mantención adecuada por parte de las autoridades hizo que a 15 años de su creación, se deteriorase irremediablemente.

En esta entrevista a Guillermo Torrealba, escultor y coautor del Monumento a la Familia - realizada a días de efectuada la reinauguración- el artista nos compartió las reflexiones y detalles de gestación de esta nueva obra, y planteó los desafíos que aún quedan con los restos de la malograda pieza original.

Por Jorge Díaz Arroyo
Profesor de Historia y Geografía

Guillermo Torrealba es un hombre sencillo. De hablar pausado y amable, es sin duda uno de los más destacados escultores de la comuna de Rengo, y al igual que Hugo Alvear, es autor del antiguo Monumento a la Familia y también del nuevo, inaugurado en diciembre de 2007 en la Plaza de Armas de la ciudad. Nos recibió a días da la inauguración de la obra, en el patio de la Casa de la Cultura, donde se improvisaron los talleres para dar vida a esta nueva versión de la que, probablemente, es la pieza más célebre de su autodidacta carrera.

¿Cómo se forma usted como artista?

Ayayay, es un poco complicado, porque esto parte a raíz de quedar sin trabajo. A mi me despidieron para el golpe (militar de 1973), a mi me encarcelaron. Yo estaba casado, tenía una hija y no tenía de que vivir, se me cerraron las puertas en ese momento. Después que salí de la cárcel me relegaron a Rosario, donde vivía. En esa época Rosario tenía nueve manzanas, sin industria, así que no había de que vivir, prácticamente me aislaron, no se con que criterio. Permanecí ahí sin poder salir alrededor de dos años y medio, entonces a raíz de eso, el ser humano tiene que sobreponerse y superar todos esos problemas y yo no me podía dejar estar. Me dediqué a conseguir algunos elementos, troncos; en ese sentido, me llevaban los amigos y empecé a hacer trabajos, hasta que empezó a surgir este cuento de hacer tallados en madera.

Es entonces un autodidacta…

Un autodidacta, así es.

EL PRIMER MONUMENTO A LA FAMILIA

¿Cómo nació el anterior Monumento a la familia?

A raíz de la tala de un hermoso árbol, un plátano oriental que estaba en la esquina de la plaza. Hubo problemas con otros árboles que ocasionaron hasta unas muertes (por desprendimiento de sus añosas ramas). A raíz de eso se hizo un estudio y ese árbol estaba inclinado y la autoridad de esa época consideró que había que echarlo abajo. Entonces ahí hubo todo un rechazo en la comunidad en destruir el trozo mayor, el tronco, llamémoslo así, ya que era un centenario plátano oriental. Y ahí nos convocaron a ver la posibilidad de que podíamos hacer nosotros con Hugo (Alvear).

¿No partió de ustedes, sino que los buscaron?

Después de que llegamos ahí surgió la idea de lo que podíamos hacer. Recuperar ese trozo de madera y transformarlo en una escultura, y que mejor que una escultura a la familia, porque donde iba a estar instalado era un lugar donde se reúne la familia, tradicionalmente, el papá, la mamá, el sector de la plaza, tan tradicional por eso.

¿Podría contarnos los detalles de las figuras que conforman esa primera obra?

La primera escultura sí, tenía un nacimiento como de raíces, enseguida venían una pareja llamemos de la concepción, donde estaba una mujer, un hombre, la etapa del sentimiento, del amor estaba reflejado en eso, salían también unos niños jugando, salía después un abuelito, había por detrás unas tres personas que estaban como acariciando unos niños, a la vuelta había una figura de una mujer para terminar arriba con el trío de la mamá, papá, hijo, simbolizando la familia.

¿Cómo ha vivido usted, que reflexiones saca, del proceso de desgaste que vivió el monumento? ¿No era necesario que tuviera esa vida tan breve?

Los seres humanos de repente despreocupamos algunas cosas que son parte de nuestra identidad como es el caso de esa escultura, que se había transformado en parte de la identidad de Rengo, de la comuna. ¿Qué pasó? Que como es madera, las maderas que están a la intemperie tienen que ser mantenidas anualmente, mínimo dos veces al año, verano, invierno, con tratamiento de barnices, aceites, fumigarlas, porque ahora más que nunca tanto bicho que anda que puede penetrar la madera, y la humedad misma del invierno, esa es la que provocó que la escultura a la familia se deteriorara. Si hubiésemos sido capaces de haberla sellado como corresponde, haber invertido, haber puesto un poco de plata en la escultura, porque nunca se puso plata en esa escultura, solamente se hicieron retoques superficiales, si hubiésemos puesto un poco de plata en esa escultura se hubiese rescatado.

Parece que al principio se hizo el tratamiento adecuado durante los dos primeros años, y luego se abandonó.

Así pasó. No se siguió impermeabilizando y, penetrando la humedad, es porque tenemos un daño ya en la madera. Ese plátano no era lo ideal para la intemperie, con mayor razón había que protegerlo más.

Llama la atención que el monumento, con todos los rayados que se ven en las paredes de la ciudad, nunca fue rayado por la comunidad.

Eso tiene un significado, que la gente lo asumió como pertenencia, como que es de ellos.

¿En que momento se le acercan o se acerca Ud. para hacer un nuevo monumento que remplace el anterior y un poco cubra el vacío que dejó éste?

Esto partió el año pasado (2006) como en esta época (primavera verano).

¿A cuanto tiempo de que una parte del monumento se había desprendido?

Ah, esto viene de tiempos muy anteriores. Se viene arrastrando de cuando se dieron cuenta que la gente estaba criticando, entonces hay que hacer algo, hay que recuperar esto. Hicimos el estudio de arreglar ese, pero dijimos que era una cosa casi imposible porque había que vaciarlo, hacer todo un tratamiento interior de la madera para después recuperar, entonces ese era casi el costo del mismo y no se tenía la certeza de que quedara bien. Había que suspenderlo para trabajar, sacarlo de la humedad donde estaba, entonces empezar por debajo a limpiar, sacar todo lo malo y en seguida sellar por dentro, y además que ya se desprendió parte de la escultura y no hubo más que hacer.

Ahora la forma como se retiró eso de la plaza fue a raíz de que instalaron un reloj ahí. Hay que ser claro en este sentido. Estaba feo el monumento para la inauguración del reloj, así que ahí lo echaron abajo.

Y de modo más o menos brutal (partido en pedazos y echado abajo) … a lo mejor no había otra forma…

Yo creo que había formas más respetuosas. Se puede echar abajo un monumento, pero no como lo que pasó en Irak, ¿Por qué tipo así lo hicieron o no?, como votaron la escultura de Sadam. Yo no digo que no se hubiera sacado, pero no botar. Yo le dije al encargado, “póngale unos neumáticos por último, para que no caiga al suelo, para que sea un poco más suave”.

EL DESTINO DE LOS RESTOS: "HAY QUE ACTUAR PRONTO"

De todas formas se ha visto un intento posterior por rescatar unos trozos, unas especie de mascarones, como el que se ve a la entrada de la Casa de la Cultura. De que no quede en la nada misma, sino en sitios más resguardados que ese primer escenario.

Pasa algo curioso. Hay gente que hasta está interesada en comprarlo. Aquí han llegado a comprarlo.Es propiedad del municipio.

No, es que ahí hay otra cosa, el interés particular por rescatar esto. Yo no quiero tirar dardos, pero no queremos tampoco que termine al lado de la basura (señala un trozo que precisamente se encuentra allí, en un rincón junto a los recipientes de basura en el patio de la casa de la Cultura, donde trabajan en la nueva obra). Ahí está. No es digno. Si nosotros le preguntamos a cualquiera si se lo quiere llevar a la casa (un trozo o pieza de el mismo), cualquiera se lo lleva. Lo que tenemos que hacer es tomar eso, echarle unas capitas de barniz, y ponerlo en lugares protegidos, se me imagina, el teatro adentro, un liceo. Que se lo lleven. La Universidad (de Valparaíso, campus Rengo) quería llevárselo. Pero que pasa, que hay que tomar las determinaciones que corresponden y tiene que ser luego también, antes que se siga deteriorando. O va a pasar lo mismo que pasó cuando estaba entero.

Por lo que Ud. cuenta, ante los reclamos de la gente y luego ya de un periodo de tiempo la autoridad decide hacer un nuevo monumento. Entonces ¿fue una reacción más que una iniciativa de política propia?

Ahí yo no puedo entrar en detalles, yo creo que se conjugaron las dos cosas, porque yo no puedo entrar a juzgar, o a calificar, ya que ellos decidieron hacerlo y hay que darles el valor que corresponde y reconocer que se consiguieron los troncos, los trajeron, están en la disposición de hacer una gran instalación, no como la otra. Hay una buena disposición.

Que pasa, hay un tema que también la comunidad debe saberlo. Esta obra está inscrita en registro de propiedad intelectual -esta y la anterior, que es la misma-. En Santiago está inscrita la Obra a la Familia, que está instalada en la Plaza de Armas de Rengo. La ley de propiedad intelectual castiga al responsable de la no mantención de esta, deterioro, hurto… y tiene varios parrafitos que protegen la obra intelectual, entonces los autores y cualquier individuo, cualquier renguino, si ve que esto está deteriorándose puede acusar la comisión de un delito o una falta, porque es una ley que protege, no un acuerdo entre amigos.

LA HISTORIA DE LA NUEVA OBRA

Tal como analizamos las figuras del antiguo monumento, ¿qué historia cuenta el actual?

La diferencia es que el primero era un solo trozo. Nosotros buscamos por todos lados un trozo con las dimensiones del anterior, pero no encontramos acá en la zona. Incluso primero pensaban hacerlo en piedra, yo fui a Pelequén a ver piedras, pero tampoco habían piedras de esas dimensiones, entonces, bueno, veamos otro tipo de árboles. Y esto se conjugó, porque la CONAF tenía un manejo de árboles en un sector que tiene un campo experimental cerca de Pichilemu. Ellos tenían que hacer un manejo, porque tenían que instalar un refugio para los brigadistas y yo supe. Entonces partimos con Sergio Roldán que trabaja en la municipalidad y nos acompañó, el fue parte clave en este tema, y fuimos a ver los árboles. La CONAF nos donó estos árboles, porque los tenían que sacar. Entonces elegimos los que nos servían y los trajimos.

Ahora, la configuración de esta nueva escultura es más compuesta, llamémosla así, tiene más piezas, son cuatro trozos, que tienen más figuras, entonces va a ocupar un espacio más grande en la plaza, va a ser interactiva porque la gente va a poder relacionarse con ella, comunicarse por entre medio, como en un triángulo con una al centro. En ese sentido va a tener más figuras, pero siempre rescatando la original. Está la parte del sentimiento, del amor, del desamor, parte de lo que son las diferentes personas, el tío, la mamá, el papá, el abuelo, hay una temporera por un lado que está representando el mundo del trabajo, también están las tres figuras principales que son la familia que va a estar arriba en una altura cerca de los cinco a seis metros. Va a estar más completa.

En la primera obra, entiendo que se concibió como un regalo, con un sueldo muy simbólico, ahora al parecer habría una suerte de pago en reconocimiento al trabajo de los artistas, pero también muy por debajo del valor de una obra de estas características en el mercado.

¿No se si se ha informado cómo es el pago?

El alcalde nos ha dicho que han sido unos cuatro millones, aproximadamente…

La inversión en total son cuatro millones, incluyendo todo, pero lo que recibe el que habla, no es ese valor, es menos de ese valor, que si lo reflejamos en el tiempo y en las obras que hay acá, no se, uno de los trozos tendría el valor que están pagando, porque si hacemos una comparación en el mercado nacional de cuanto vale –bueno, la calidad siempre hay que ponerla en juego, pero, cuanto vale, más o menos la mano de obra– por un trozo no cancelan la escultura, no alcanzan.

Ahora, si tuviesen que entregar esto a la comunidad con un mensaje, teniendo la experiencia del descuido con el anterior en términos de mantención, ¿qué les diría?

Yo estoy confiado que la comunidad lo va a aceptar. Tengo un dejo de temor de que ellos siempre piensen en el antiguo, que nos digan “no, pero si la otra era la escultura nuestra”, entonces tómenlo como que es otro obsequio que se le hace a la comunidad que también es de ellos y si pasó por esta plaza una escultura, bueno, que le pasó lo que aquí comentamos, está es otra que con igual cariño, o con más cariño que la anterior, por el hecho de que la otra se perdió, no se, yo creo que el valor económico, no tiene ninguna relación con el valor sentimental que le hemos puesto a esta escultura y eso creo que queremos trasmitir ese día a la comunidad y el mensaje que nosotros les dejamos es que la quieran, que la respeten como respetaron la otra y de lo cual estamos muy agradecidos: ellos nunca le hicieron ningún daño, ni un clavo, ni siquiera la rayaron, y eso da a entender que la querían y queremos lo mismo con esta.

Esta no es de nosotros, es de ustedes de la comunidad, a partir del siete de diciembre (de 2007) forma parte del patrimonio de todos los renguinos, es su monumento.
________________________
Ver Notas relacionadas:

“Monumento a la Familia 1: Un Regalo que se Marchitó” (Entrevista a Hugo Alvear) En coautoría con Francisca Madriaza.
En http://revistaobservatorioregional.blogspot.com/2007/12/monumento-la-familia-1-un-regalo-que-se.html

“Monumento a la familia 2: la Respuesta a una Vergüenza”. (Entrevista a alcalde de Rengo, Fernando Zapata)
En http://revistaobservatorioregional.blogspot.com/2007/12/monumento-la-familia-2-la-municipalidad.html

En la imagen, Guillermo Torrealba esculpiendo las figuras que conforman el segundo Monumento a la Familia. Es observado por alumnas de la Escuela la Paz de Rengo. En ambas versiones del monumento compartió la autoría con el profesor de arte Hugo Alvear. Fotografía de Jorge López

No hay comentarios: