domingo, 23 de diciembre de 2007

Monumento a la Familia 1: Un Regalo que se Marchitó

Tras 15 años de descuido, el Monumento a la Familia ubicado en la plaza de Rengo se cae a pedazos. Hugo Alvear, escultor de la obra, habla de la importancia de la misma y como debió ser cuidada.

Por
Francisca Madriaza
(Publicado para el concurso El Mercurio de los Estudiantes. Reproducido con el permiso de la autora)

Luego de 15 años de estar adornando la céntrica plaza de Rengo, el Monumento a la Familia donado hace 15 años atrás por dos artistas locales, se está destruyendo poco a poco, a vista y paciencia del público.

La imponente obra fue tallada sobre un tronco de plátano oriental, gigantesco árbol que fue arrancado de la plaza junto a otras especies, luego de que se volvieran peligrosos para la población tras verificarse algunos desprendimientos de ramas por aquellos años (incluso murió una persona). La obra, que tiene por tema a la familia y cuenta con 4.80 metros de altura, más de 2 metros de diámetro y varias figuras talladas (alrededor de 18 en total), fue regalada por los dos artistas, uno de ellos, el profesor de arte Hugo Alvear, quien nos concedió una entrevista exclusiva para abordar este tema.

¿Con que motivo usted realizo esta obra de arte?

Un día fui a la plaza de Rengo y veo que están talando árboles que estaban peligrosos, entre ellos había uno de grandes dimensiones, por lo tanto como curioso y como estaban talando hice un comentario en voz alta que “si me dieran la oportunidad de tallar una obra con esa madera, daría un regalo para Rengo”, entonces un señor que estaba a mi lado me escucho y me dijo ¿es verdad, profesor? Si le dije, y el fue el que hizo los contactos, consiguió que la municipalidad nos aceptara, siempre presentando un proyecto, cosa que hicimos y digo hicimos porque yo invite a un amigo que me ayudara por las dimensiones del trabajo, el es Guillermo Torrealba Pasten, por lo tanto nos juntamos hicimos el proyecto de trabajo, ganamos, y trabajamos directamente en la plaza. Nos demoramos un mes y medio. Incluso hicimos las herramientas especiales para esta obra. Este monumento a la Familia nace de recordar que es un lugar apropiado para que la gente se reencuentre en esa plaza, entonces que mejor que la familia que identifica a los renguinos.

¿De que materiales esta hecha esta obra?

Es una madera de plátano oriental, el plátano oriental es excelente para tallar, esto se hace con gubias, formones, hachas, distintas herramientas que permiten ir bosquejando primero las formas, haciendo los volúmenes y luego incorporando los detalles y afinando las características de cada uno de los personajes. Aquí dentro de esto hay como una alegoría a la familia: nace el árbol, nace de la tierra con el sentido de la propiedad, entonces esta obra también nace de unas raíces, tiene un concepto abstracto que se va fusionando con cuerpos, como una metamorfosis, donde se desarrollan estos cuerpos y dan origen a modelos masculinos, femeninos desnudos que representan las distintas edades. En el lado norte uno puede encontrar niños con rostros españoles y en lado sur también encontramos niños, pero con características mapuches dado que quisimos recordar la fusión de la raza, que dio origen al pueblo chileno; luego esos cuerpos suben en distintas posiciones y van a coronarse con 3 personajes que significan o simbolizan el papá, mamá e hijo.

¿Qué importancia cree usted que tiene este monumento para Rengo?

La importancia creo yo que fue inédita en el sentido de que fue un trabajo de grandes dimensiones, distinto. Rengo carece de esculturas, entonces fue una novedad, fue interés incluso hasta turístico dado que esta obra incluso recorrió el mundo, en tarjetas, Internet y nos dio también identidad como ciudad, así que yo creo que fue un aporte a la comunidad.

¿Cómo fue evolucionando esta obra de arte hasta el día de hoy?

Desde que se hizo esta obra hace ya mas de 15 años, los encargados de esta no le han dado el cuidado suficiente y lamentablemente se está perdiendo, por el descuido, ya que había que hacerle mantención, como estaba a la intemperie, la madera, el sol, la lluvia el smog, eso perjudica, entonces había que sellarla, fumigarla, pero ahora se ve en un lamentable estado, lo que indica que nadie se preocupó de hacer lo que correspondía.

¿Qué piensa usted sobre lo que le ha pasado al monumento de la familia?

Pienso que no supieron valorar lo que se regaló. Esta obra incluso si uno la hace a modo particular cuesta millones, pero como fue un regalo tal vez no lo estimaron, no lo consideraron, entonces creo yo que fue por parte de la autoridad un descuido; pero por parte de la comunidad, supo cuidarla por un tiempo, la respetó, no la rayó, y la cuidó incluso.

Pese a que la autoridad local solo debía hacer mantenimiento a la obra (fumigaciones, barniz, etc.), éste solo se realizó una vez (recién estrenada) durante estos 15 años. Ni siquiera se puede apreciar una placa con su fecha de inauguración ni el nombre de sus autores. Tras meses de que se verificara la caída de un trozo de su parte inferior, tampoco se ha intentado reparar o remozar la obra.


Imágenes: Gentileza de Hugo Alvear y Francisca Madriaza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Jorge:
Felicito a ustedes por esta excelente ybien documentada revista virtual. Casualmente la descubrí cuando quise saber cuántos blogs con temas de Rengo, Chile, se publican en la web.
Me interesó y me gustó leer las entrevistas que hicieron a Guillermo Torrealba y Hugo Alvear, los artistas creadores del nuevo monumento a la familia, erigido acá, en la Plaza de Armas de Rengo. Ellos exponen datos interesantes, detalles que no conocíamos del proceso que han "vivido" estos monumentos, tanto el deterioro del primero, como de las motivaciones de la creación de este segundo que hoy vemos en nuestra hermoza plaza.
En mi blog "okcam.blogspot.com" hago un aporte a esta obra.
Los invito a visitarme.
Atentamente
Jorge López Núñez
Pofesor E.G.B.