domingo, 23 de diciembre de 2007

Las Casas Hablan

por
Oveja Negra
Una de las maneras de conocer una casa es a través de los ruidos que hace. La mejor época para esto es en invierno, cuando el mundo guarda su distancia. En el interior de la casa está el secreto: puede uno oír los crujidos de las viejas vigas, los rechinos de las puertas, el golpeteo de las duelas flojas; todo esto le dice a uno que la casa está viva, que respira, que recicla su pasado y el nuestro.

Siga leyendo este artículo en su versión corregida publicada en el primer número impreso de Observatorio Regional (noviembre de 2008) Aquí.
Fotografía: Miriam Jaramillo

No hay comentarios: